DOLAR
OFICIAL $816.08
COMPRA
$875.65
VENTA
BLUE $1.18
COMPRA
$1.20
VENTA

José Luis Ferrari

rugbiers-villa-gesell-fernando-baez-sosa-prision

El día del juicio al fin llegó

Pasaron casi tres años desde la fatídica noche en la que ocurrió un trágico episodio de violencia, de esos que vemos todos los días. A la salida del boliche Le Brique de Villa Gesell, un grupo de rugbiers golpeó salvajemente en el piso al joven Fernando Báez Sosa y sus amigos. La peor parte fue para Fernando, que murió en la puerta del local después de la inexplicable golpiza. 

lautaro morello

Un horrible crimen con ribetes mafiosos

Lucas Escalante, 26 años y Lautaro Morello, de 18, desaparecieron sin dejar rastros cuando salieron a festejar el triunfo de la selección Argentina contra Países Bajos. Días después, el BMW de Escalante apareció quemado. El jueves hallaron un cadáver calcinado: era Lautaro. A partir de ahí, surge una trama escalofriante.

susana caceres

Susana Cáceres apareció muerta

Era buscada desde hacía 10 días. Tenía 42 años y era madre de cuatro hijos de los cuales jamás se ocupaba. Salió de su casa de Villa Trujui, en Moreno, y dijo “ya vuelvo”. Eso nunca ocurrió. Pasaban los días y no había señales de ella. Apareció muerta a la vera del arroyo Reconquista. Quemada. Fue ultimada a cuchilladas y presentaba fuertes golpes en la cabeza. Además, se presume que fue abusada.

Juicio

Nahir Galarza ha crecido

Parece que Nahir ha crecido. No es para menos, es la mujer más joven en recibir una condena a prisión perpetua por matar a su novio de 20 años. Algunas fuentes cercanas a la joven indicaban que tenía serias diferencias personales y humanas con su ex codefensora la Dra. Raquel Hermida Leyenda.

ingeniero san justo

El ingeniero al fin cazó

De un lado del mostrador, un profesional ingeniero de 54 años “experto en armas” y amante de la caza, de lo cual se ufanaba en sus redes sociales. Buen vecino, padre de dos varones y con domicilio en Barrio Norte. Del otro lado, el malviviente. Ulises Camacho, de 19 años. Sin profesión ni destino. Arruinado por las drogas.En el medio, un final que divide otra vez a la gente, como ya pasara con el célebre Ingeniero Santos. La mesa está servida.