DOLAR
OFICIAL $98.10
COMPRA
$104.10
VENTA
BLUE $182.00
COMPRA
$185.00
VENTA

Rosario, ciudad de pobres corazones

Esta semana con una seguidilla de ejecuciones con sello narco y a plena luz del día, le muestra al poder político, quién manda en las calles, sin dudas la violencia desatada evidencia dos cosas, falta de autoridad y subestimación del problema. Mientras tanto la Justicia Federal, mira como espectador de lujo.


Las ejecuciones de personajes ligados al tráfico de drogas, generaron tal revuelo, que las autoridades de la provincia tuvieron que hablar de lo que más les incomoda: LA INSEGURIDAD. Lo primero sería preguntarse si esta seguidilla de atentados, tiene raíz política. La respuesta es que sí, porque sin duda alguna las bandas están mostrando su capacidad de acción y fuego. Mientras tanto la ciudad de Rosario, con récord de desempleados, mira atónita lo que pasa. 

El negocio del narcomenudeo en la provincia de Santa Fe redondea los 110 millones dólares anuales. Con semejante caja negra, no dude que imponen condiciones a los políticos, sino es imposible explicarse la cantidad de edificios de categoría premium que se construyeron en la ciudad, cuyos valores son de cifras a las que un asalariado de la provincia, no imagina ni en sueños.  

La construcción es la mejor manera de blanquear plata de dudosa procedencia. Me pregunto si la Afip preguntará cuando un emprendimiento de este tipo se lleva adelante. Mientras tanto, aquí la Ministra de Seguridad de la Nación declaró que las fuerzas federales no asistirán a la provincia a prestar apoyo. La policía local se encuentra desbordada y la Justicia Federal, que debería intervenir en forma urgente, mira para otro lado. Las bandas pelean por el dominio de la calle y se imponen a tiros. La política provincial está dividida por una interna en la que tienen especial atención e intereses, obvio cada cual, por su lado, el Presidente y la vice.

Encuestas de la Sedronar nos dicen que el universo de consumidores se mueve en la franja de 12 a 65 años. Un soldadito cobra cerca de mil dólares mensuales, ¿querrá trabajar de otra cosa?

Si les parecen fantasías lo que escribo, les cuento que un kilo de cocaína en Bolivia tiene un costo de 1000 dólares. Aquí esa misma droga cuesta 9000, en España 40.000, en Rusia 80.000 y en China 200.000. Con semejantes márgenes de ganancias y capital, los grupos mafiosos imponen condiciones y candidatos. Mientras tanto aquí, en la cada vez más, Ciudad de la Furia, las autoridades nacionales, que conocen esto, miran para otro lado. Con lo cual cabe concluir, que no saben, no pueden o no quieren. Yo creo que es esto último, NO QUIEREN…   

Dejá tu comentario