DOLAR
OFICIAL $60.59
COMPRA
$65.59
VENTA
BLUE $78.50
COMPRA
$83.50
VENTA

Pobres jubilados, jubilados pobres: el sistema previsional ha muerto

La mayoría de los jubilados quedan por debajo de la línea de pobreza.

Una vez más los jubilados serán los encargados de pagar el deterioro de las cuentas públicas de nuestro país. Los anuncios en conferencia de prensa del presidente Alberto Fernández, el titular del Anses Alejandro Vanoli y la titular del Pami Luana Volnovich confirman que solamente los jubilados que ganan la mínima serán “beneficiados”. El resto pierde por goleada. La mayoría de los jubilados quedan por debajo de la línea de pobreza. Con mis 28 años me pregunto sinceramente: ¿para qué aporto al sistema previsional sí cuando tenga la edad para jubilarme seguirán metiendo la mano en la caja de los jubilados?

El Gobierno salió a festejar el anuncio y hasta mostró fastidio con los periodistas que remarcamos que el aumento no alcanza y es injusto. ¿Un jubilado que gana $20.000 o $35.000 puede vivir en paz? ¿Son ricos? ¿No merecen tener un aumento igual que los que cobran la mínima?

La jubilación y pensión mínima la cobra un 50% del total de beneficiarios. Pero al otro 50% se le desconoce lo que es un derecho adquirido: la movilidad correspondiente a la inflación del tercer trimestre del 2019, que los jubilados ya sufrieron y que es, de acuerdo a la fórmula suspendida, un 11,56%, una compensación que llega con seis meses de atraso. En junio, corresponde otro aumento del orden del 13% correspondiente al cuarto trimestre de 2019, que los jubilados también ya sufrieron. ¿Qué significa esto? Una lluvia de nuevos juicios. Lo lamentable es que los juicios demoran unos cuantos años y en ese lapso muchos de los jubilados bajan los brazos por desesperanza o directamente mueren en el intento.

La Defensoría de la Tercera Edad de la Ciudad de Buenos Aires se encarga de elaborar una canasta básica de gastos de los jubilados. El último informe, con fecha de octubre, marca que un jubilado necesitaba para vivir $37.815. Los rubros que se consideran en la canasta son alimentos, productos de higiene y limpieza, medicación y artículos de farmacia, impuestos y servicios, transporte, vestimenta, gastos de vivienda y recreación. Repito el dato de cuándo fue la última vez que se realizó el informe: OCTUBRE. Obviamente que ese número quedó más que viejo. Tenemos millones de jubilados pobres.

En este simple cuadro se compara el aumento anunciado por el Presidente y el que se hubiera aplicado de la fórmula suspendida que había dejado el macrismo.

Placa jubilado

Estos datos demuestran que los jubilados nunca fueron prioridad para los gobiernos de turno. Los aumentos pautados en la era Macri eran realmente una vergüenza. Lo de Alberto Fernández es una desilusión. En campaña prometió un 20% de aumento a los jubilados el 11 de diciembre. Esto no ocurrió. Los únicos que salieron “beneficiados” fueron los de la mínima (cobrarán $197.40 más que con la desastrosa fórmula de Macri). La decisión de los políticos de nuestro país es seguir adelante con un plan de gerontocidio.

Vuelvo al comienzo de la nota y cierro esta nota de opinión con la misma pregunta: ¿para qué aporto al sistema previsional si cuando tenga la edad para jubilarme seguirán metiendo la mano en la caja de los jubilados?




Dejá tu comentario