DOLAR
OFICIAL $98.89
COMPRA
$104.89
VENTA
BLUE $188.00
COMPRA
$191.00
VENTA

Los fiascos de las dos orillas

No han faltado pronósticos equivocados, fiascos colosales y falta de visión alrededor del patrimonio rioplatense. Hoy vamos a conocer tres historias con protagonistas poco iluminados.

¿Qué harías si te regalaran un lote en Recoleta?. ¿Me creés si te digo que hace mucho tiempo atrás se canjearon tierras por un traje completo de hombre? ¿Sería muy cara la ropa o demasiado baratos los terrenos?

La historia del barrio de la Recoleta arranca en 1580 cuando Juan de Garay funda por segunda vez a Buenos Aires y reparte algunas tierras entre la comitiva.

Por ejemplo, la “Calle larga de los Recoletos” (hoy Presidente Quintana) era una zona apartada del centro, una zona marginal. Los días festivos tenían algo de movimiento pero por las noches era muy peligrosa.

recoleta

Lejos estaba de ser como hoy la calle pituca elegida por Borges para vivir, o de los petit hotel o de La Biela.

Con escasa o nula visión de futuro y sin vislumbrar que hoy estarían valuadas en 3.500 dólares el metro cuadrado, los nuevos dueños de las tierras vuelven a hacer un trueque pero esa vez por un valor un poco más alto: un abrigo, una tenaza y una peluca de época.

recoleta

También hubo un mal pronóstico para uno de los primeros rascacielos de Buenos Aires. En el bajo porteño, el Railway Building estuvo terminado para el Centenario de la Revolución de Mayo pero recién se inauguró en 1914 porque un  periodista sembró temor al decir  que como estaba construido  sobre una barranca corría peligro de derrumbe. Pero allí está tan bello como siempre en el bajo porteño  mirando con recelo a  sus primos más “lungos” de Puerto Madero.

railway

railway

Pero los yerros fatales no son patrimonio exclusivo de nuestra Buenos Aires querida. Si se hubiera seguido la sugerencia del arquitecto suizo-francés Le Corbusier se hubiera derribado en Uruguay al Palacio Salvo, claro emblema montevideano.

Calificó a la torre de influencia hindú que lleva la firma de Mario Palanti como un “enano con galera”. Mario Benedetti se sumó más tarde al descrédito y opinó que era “feo”.

salvo

Como se puede ver, se les escapó la tortuga a unos cuantos “iluminados” de las dos orillas.  

Dejá tu comentario