DOLAR
OFICIAL $97.58
COMPRA
$103.58
VENTA
BLUE $183.00
COMPRA
$186.00
VENTA

Las esculturas mas controvertidas de la historia

Las mudanzas del patrimonio escultórico atentan contra la historia urbana y nos obligan, por lo menos, a reescribir los textos escolares y a actualizar el GPS. Aquí, un repaso por los bochornosos traslados y deliberaciones alrededor de grandes baluartes del arte público del siglo XX.

“Uno tiene que ir a visitar las estatuas porque las estatuas no se toman el  trabajo de venir a visitarnos a nosotros”, le escribió Julio Cortázar a su amigo Paul Blackburn en una carta enviada en 1959.

Pero esta condición de inmovilidad de las estatuas que en tono picaresco el escritor argentino destaca en su misiva tuvo algunas excepciones

Muchos han sido los monumentos que pasaron por el banquillo de los acusados y que debieron ser movidos de su emplazamiento original.

Uno de los mas recientes y recordados casos es el del Monumento a Cristóbal Colón que fue trasladado del  Parque Colón, al Paseo de la Costanera luego de acalorados debates. Es decir que el descubridor de América se fue de las inmediaciones de la Casa Rosada a las adyacencias del Aeroparque Jorge Newbery en un vuelo non stop.  

monumentos

Pero hubo otros antecedentes rimbombantes a principios del siglo pasado que vale la pena destacar como la Fuente Monumental de Las Nereidas, una de las obras insigne de Dolores Candelaria Mora Vega de Hernández o, ya entrando en confianza, Lola Mora.

monumentos

Estaba destinada a ser emplazada en Plaza de Mayo a metros de la Catedral pero debido a las mujeres semidesnudas talladas en mármol blanco de Carrara la obra fue censurada y debió tener otro destino al momento de su inauguración en 1903: la intersección de Paseo de Julio y Cangallo (hoy Leandro N. Alem y Perón), en el bajo porteño. 

Como si un solo desacierto no hubiera sido suficiente, quince años mas tarde la escultora argentina sufre una nueva ofensa. La fuente considerada la mas importante de su tiempo, fue reubicada lo mas lejos posible y se la trasladó frente a lo que era el Balneario Sur (hoy Costanera Sur) en la entrada de la Reserva Ecológica donde todavía se encuentra.

Una fisura en la  base salvó a Las Nereidas de una nueva mudanza en 1971 a la intersección de Avenida Santa Fe y Avenida 9 de Julio. Pero Lola Mora no se salvó de la grieta, la grieta política.

Considerada la escultora de los gobiernos conservadores, el día que los vientos políticos soplaron para otro lado, Lola pasó de ser “la escultora de la Patria” a una lisa y llana “marmolera”.

Un caso distinto pero igualmente polémico sucedió unos años antes en torno al Monumento a Sarmiento. En 1894 se decide homenajear al gran “Padre del Aula” y se encarga una esfinge en bronce de dos metros de altura a Auguste Rodin, el mas afamado escultor de Francia de ese momento.

monumentos

El 25 de mayo de 1900 se inaugura la obra a un costado de la rotonda del Parque 3 de Febrero sobre una de las esquinas de la demolida casa de su archienemigo Juan Manuel de Rosas.

Pero cuando los vecinos la vieron pusieron el grito en el cielo y depositaron su disgusto en varias publicaciones porque consideraron que la obra del padre de la escultura moderna no cumplía con los parámetros esperados.

monumentos

Entre nosotros, y sin que nadie nos escuche, aquel día patrio los presentes se indignaron, dijeron que se parecía mas a un primate que a Sarmiento.

Ciertamente, no salió muy agraciado Don Domingo Faustino, pero tengamos en cuenta que todo lo que tuvo el escultor francés para basarse fueron unas pocas fotos del prócer sanjuanino.

¡Otra que mudanza! ¡Ojalá! ¡Directamente la querían tirar debajo de un saque como si fuera una piñata!

Rodin se ofreció a hacerle cambios a su obra luego de que la gente hiciera algunas pegatinas en señal de disconformidad y hasta se debió montar una guardia especial para evitar que cumplieran con  la amenaza de derribarla.

No era muy honroso  para el padre de la escultura moderna que la paqueta sociedad porteña cuestionara su talento. Afortunadamente, el ensañamiento se fue diluyendo y, como tantas veces ocurre en nuestra bendita Argentina, algún otro suceso dejó esta repulsa ciudadana en el plano de la anécdota y allí sigue nuestro Sarmiento de bronce vivito y coleando.

Hasta aquí, algunos de los monumentales papelones de la historia.   

Dejá tu comentario