DOLAR HOY: COMPRA $57.27 VENTA $61.53

La otra oportunidad que merece Nahir Galarza

Por José Luis Ferrari. Tal vez la Corte Suprema de Justicia revise la condena y sepamos que pasó en esa relación y así mitigar los efectos de tan dura condena.

El lado oculto de la entrevista a Nahir Galarza: las contradicciones y los gestos

Cada crónica que leo sobre el caso de Nahir Galarza, condenada a prisión perpetua por la muerte de Fernando Pastorizzo, no deja de generarme una enorme curiosidad de saber que llevó a esa angelical joven a terminar con la vida de su novio.

Vale decir que la actuación de sus defensores, que merecerían ser sometidos a un Tribunal de Ética por su desempeño, fue espantosa. Pareciera, a simple vista, que la joven no ha tomado dimensión de que deberá estar detenida por treinta y cinco años. Perderá parte de su vida entre rejas. Claro está que del lado de la familia de Fernando me dirían: “La cárcel tiene puerta de salida, el cementerio no”. Y es cierto que tienen toda la razón del mundo. Pero me pregunto: ¿los adultos jamás pudieron percibir la virulenta relación de estos jóvenes?

El doctor Cristian Poletti, quien es mi amigo, me hizo ver lo tarde que llegó el remedio judicial a esta situación. Dos jóvenes, que recién comenzaban a vivir, uno como víctima, otra como victimaria.

Nahir siempre dijo que era una relación sin continuidad y que era violentada por Fernando. ¿Y si esto fuera cierto? Tal vez estaríamos hablando de un homicidio simple con circunstancias extraordinarias de atenuación, de lo cual resultaría, una condena de unos doce años y tal vez menos.

La joven jugaba a vivir y juega en su lugar de detención. Sube fotos a su perfil de las redes sociales. Esto me lleva a pensar que sería posible someterla a una pericia psiquiátrica en algún hospital de Buenos Aires y así poder conocer que le pasó para llevar adelante el homicidio de Fernando.

Rara vez alcanzo a ver lo despiadado y frio del sistema judicial. Estoy seguro que Nahir fue tan duramente condenada por haber sabido lo tortuosa que fue su relación y esto la llevó a decidir terminar con la vida del joven.

Tal vez la Corte Suprema de Justicia revise la condena y sepamos que pasó en esa relación y así mitigar los efectos de tan dura condena.

Nahir o cualquier otro joven, merece otra oportunidad.

Dejá tu comentario