DOLAR
OFICIAL $69.71
COMPRA
$74.71
VENTA
BLUE $117.00
COMPRA
$127.00
VENTA

La carrera inflación versus devaluación

Vamos a un escenario de devaluación internacional del dólar y revaluación de las monedas emergentes. En Argentina la inflación sería más elevada que la tasa de devaluación, vamos a un escenario de suba de precios en dólares. Buen momento para comprar activos reales o financieros. La carrera inflación versus devaluación.

El dólar a escala mundial está viviendo una devaluación contra el resto de las monedas del mundo. Los planes de estímulo en la economía americana han desbordado la imaginación de los analistas internacionales, lo que derivó en un desprecio de la moneda americana. Esta devaluación mejora las posibilidades exportadoras de Estados Unidos, y son una ayuda momentánea para que haya una recuperación económica.

La contracara a nivel mundial, es una apreciación del yuan, rublo y el real que favorecen las expectativas económicas de Argentina. La revaluación del yuan le da más poder de compra a China, que es importador de las materias primas que producimos, y encarece los bienes que importamos de dicho país. En el caso de Rusia la revaluación del rublo encarece la producción de trigo y maíz, lo que alienta a pensar que no venderá en forma masiva su producción. Brasil es nuestro vecino más cercano, el real llegó a estar en 6 por dólar, en la mañana de hoy cotiza en 5,11 una revaluación de casi el 20%, y los analistas de Brasil indican que podría bajar a 4,50 por dólar. Esto favorece los planes de Argentina, ya que no tendría una balanza comercial tan desfavorable con su principal socio comercial, y Brasil atemperaría la venta masiva de soja y maíz, ya que es uno de los principales productores a escala mundial con 131 millones de toneladas de soja y 107 millones de toneladas de maíz. En Argentina producimos 50 millones de toneladas de soja y maíz, menos de la mitad de lo que produce Brasil en cada producto.

Si el dólar a escala mundial se devalúa, ¿por qué Argentina tendría que tener por delante una gran devaluación? El único motivo sería una crisis política de proporciones inéditas y poco manejable. No parece que estemos ante dicho escenario.

El gobierno estaría terminando de reestructurar la deuda bajo ley extranjera, en pocos días más se podría cerrar una negociación que nos traería como resultado una rápida reestructuración de la deuda bajo ley argentina, y normalizaríamos una deuda de U$S 114 millones. No es poco para un gobierno que lleva 8 meses en el poder.

Pasado este evento tendríamos que renegociar la deuda con el FMI que asciende a U$S 43.600 millones, y aprovechar para solicitar algún desembolso de fondos adicionales.

El déficit fiscal primario de la Argentina en los primeros 6 meses ascendió a $ 900.000 millones, con los últimos dos meses mostrando un déficit de $ 250.000 millones. Necesitamos que este déficit baje considerablemente, lo ideal sería que el año termine con un déficit no mayor a los $ 2.000.000 millones. Para financiar este déficit, sin que ingrese un peso de préstamo, necesitaríamos emitir $ 1.100.000 millones. Si ello ocurriera el gobierno debería trabajar en sacar del mercado vía leliq la mayor cantidad de dinero posible.

La emisión y posterior absorción de pesos en el mercado no es una medida inédita, muchas veces se ha aplicado en Argentina. El stock de endeudamiento actual del Banco Central es de $ 2.400.000 millones que equivale a U$S 33.400 millones. Es muy probable que para fin de año el endeudamiento se eleve a $ 3.500.000 y a un tipo de cambio de $ 90,0 nos deje el endeudamiento en U$S 38.888 millones, y este nivel siga estando debajo del stock de reservas que podría mantenerse en los U$S 43.000 millones.

El gobierno sigue mostrando un escenario de fragilidad, sin embargo, hay margen para financiar el déficit público con emisión monetaria. Si Argentina lograra un acuerdo con el FMI que le posibilite un desembolso de fondos equivalente a U$S 5.000 millones, esto reduciría a la mitad la cantidad de dinero emitido, y tendría que hacer un menor esfuerzo para retirar dinero de mercado.

Conclusiones

. - El balance del Banco Central está atado con alambres, no hay crecimiento de reservas, la emisión es muy elevada, y se trata de neutralizar absorbiendo los pesos vía leliq. No obstante, podría transitar el año 2021 bajo estas condiciones.

. - Este mecanismo de emitir para financiar al Tesoro no es sostenible en el tiempo, se necesitaría financiamiento genuino, ya sea bajando el gasto, aumentando impuestos o tomando deuda. Por este motivo creemos que la reestructuración de la deuda bajo ley extranjera tendrá un final feliz, a pesar de las amenazas de que es la última propuesta y van .…

. - Argentina puede llegar a fin de año con un dólar en torno de $ 90,0, y con una inflación que se encamine al 4% mensual. Creemos que la política del gobierno será tratar de devaluar por debajo de la inflación real, de modo de comenzar un proceso de apreciación del tipo de cambio, para que le dé margen para una mejora en la actividad económica.

. - La devaluación del dólar a nivel internacional, y la apreciación del real son un indicador que el peso podría atemperar el proceso devaluatorio que muchos presagian.

. - El Relevamiento de Expectativa de Mercado prevé una devaluación del 49,4% para los próximos 12 meses y una inflación del 52,5%, claramente observa una revaluación del peso. Nosotros consideramos que la inflación podría estar más arriba, y la devaluación más abajo, con una inflación del 60% anual, y una devaluación que podría ubicarse entre el 50% y 55% anual.

. - Vamos a un escenario en donde el precio de los activos comenzaría a subir en dólares, con lo cual hay que apresurarse a cerrar precios de los activos objeto de deseo, o las inversiones que deseas realizar en tu empresa. En el caso de las empresas hay créditos muy competitivos a tasas inferiores a la inflación proyectada.  

 . - En los últimos 12 meses la inflación fue del 42,8% anual, la tasa de devaluación del dólar oficial del 66,0% y la tasa de devaluación del dólar blue del 193%. De cara a los próximos 12 meses la carrera la pasaría a ganar la tasa de inflación, mientras que el dólar oficial y el blue comenzarán a retrasarse versus la inflación.

Dejá tu comentario