DOLAR
OFICIAL $123.99
COMPRA
$129.99
VENTA
BLUE $235.00
COMPRA
$238.00
VENTA

El calvario en primera persona: relató que su novio la atacó, la secuestró y quería que fingiera un robo para disimular

Finalmente, una compañera la salvó. "Está en juego mi vida", le dijo quien era su pareja cuando le pidió que no lo denunciara por la salvaje golpiza.


Macarena tiene 28 años y múltiples golpes en su cara. Macarena es policía de profesión. Macarena podría ser noticia por ser una víctima más de femicidio. Pero no. Macarena contó el mismo día que creyó que iba a morir en manos de su pareja lo que había sufrido por nueve meses: manipulación y malos tratos constantes.

La joven relató los estremecedores momentos que vivió con quien amaba.  “Creí que eso era el amor, pero no”, dijo hoy en La Nación y explicó el calvario que decidió dar por terminado cuando el último 1 de mayo el hombre la golpeó en el rostro y la cabeza e intentó mantenerla cautiva hasta que las marcas de la violencia se borrasen.

“Así me dejó el ojo, me pegó una piña, me agarró el pelo, me tiró al piso y me pegó con un cif en la cabeza, casi me desvanecí y no me siguió pegando porque me vio el ojo así”, explicó en una serie de posteos Macarena, en referencia al domingo pasado, cuando tras una discusión con su pareja fue atacada y secuestrada por el hombre con quien tenía una relación hacía casi un año.

“Me quitó el celular todo el día, me encerró, yo tenía que laburar hoy, luego de lo que me hizo me pidió que lo perdone y que me quería, que me amaba, que invente que me robaron, que de última rompamos el vidrio de mi auto para que piensen que fue un robo o que me robaron en el cajero”, contó ese mismo domingo.

No era esa la primera vez que la maltrataba, sí la primera vez que dejaba una marca evidente en su cuerpo. Por eso el atancate temió ser denunciado por la mujer. Padre de tres niños, dos de una novia anterior, y una beba de meses, de otra pareja, el hombre le decía que no podía ver a sus hijos, pero no le decía por qué. Había una medida de restricción de acercamiento de la primera, en cuanto a su tercera beba, no la veía mucho y él se dedicaba a hablar de ella con Macarena para originarle celos.

“Al principio estaba todo bien. Pero la primera señal que tuve de esa violencia, y que yo justifiqué, fue que discutimos porque yo tenía que ir a un re entrenamiento y como él no podía llevarme, le dije que me podía llevar un compañero. Entonces me empezó a gritar y a decir ‘terminamos acá, andate con ese negro boliviano de mierda´ y me tira un vaso de gaseosa en la cara. Al segundo me abrazó, me pidió perdón, y me dijo: ´Pero vos tenés que cambiar Macarena´”, relató.

“En ese momento justifiqué lo que me decía, ´cómo yo iba a ir con otro hombre´. Hasta eso me hizo pensar”, dijo. Además, contó que no era la primera vez que intentaba manipularla el agresor solía menospreciar su cuerpo, celarla e inventar formas para que ella tuviera celos de él.



“Una vez me dijo algo de Sol Pérez que me hizo sentir muy mal con mi cuerpo (...) me hizo alejarme de mis amigas y mi familia (...) me decía que yo quería estar con mi amigo, que era un negro de m... (...) me pedía que dejara mi trabajo (....) me hablaba de sus ex (...)”, son algunas de las señales que ella en su momento no quiso ver, pero que ahora, advierte que le deben llamar la atención a toda chica que pase por ese tipo de violencia.

Sobre ese domingo, relató: “En un momento agarró un cuchillo y le pregunté si me quería acuchillar, me llevó al dormitorio y ahí me dio un golpe con un Cif en la cabeza y me pegó en la cara. Cuando sentí que algo se me hinchaba, me dijo ´mirá lo que me hiciste hacer´. No me dejaba ir a mi casa, como pude le avisé a una compañera que estaba donde ella sabía y le dije que espere mi llamado, que no me conteste los mensajes”.

macarena policia victima de violencia de genero


Pasado un tiempo, en el que el hombre no la dejaba salir y le daba paños para que el golpe en su ojo bajase, su amiga, Florencia Castillo, no decidió esperar, la policía fue a socorrerla y el hombre fue detenido.

“Mandó a los patrulleros. Logré salir, él me dijo que me fije qué decir, que me habían robado. Yo tenía miedo que me mande a alguien, pero desde ese día recií muchos apoyos y mensajes de chicas que pasan por lo mismo. Tengo miedo de la famillia, que me haga algo. Él va a ver esto y me va a querer matar. Espero que la familia no le pague plata, él golpeó y pisteó a muchas chicas, tiene que pagar, abusó de nosotras, somos un objeto para él”, contó de manera valiente a LN+.

Macarena también dijo que posee audios en los que él le pide a la mamá de su hija que mienta, que diga en los medios que ella le prohibía a él ver a la beba, que está loca, que la mala de la película es ella.

Su calvario trascendió desde ese mismo domingo, con los posteos que fue subiendo, y en pocas horas, y hasta hoy jueves, recibe mensajes de otras mujeres que sufren violencia de género. “Creí que eso era amor, que era así, pero no”, advirtió.

Hoy, desde un video en su cuenta de Instagram, Macarena se ofrece como luz en el camino para esas otras víctimas o potenciales víctimas: “Muchas chicas me escribieron, les voy a contestar a todas. Mi objetivo es decirles que si ven estas señales mi idea es que sepan que están acompañadas. Yo no vi estas señales, no las quise ver. Pido perdon a mi familia y mis amigas y amigos que me lo decían. Si pasan por una situación así, conmigo pueden hablar, mi intención es ayudarlas, que no haya personas muerta por esto”.

Dejá tu comentario