DOLAR
OFICIAL $164.45
COMPRA
$172.45
VENTA
BLUE $316.00
COMPRA
$320.00
VENTA

Volvió a declarar el hermano de Martín del Río y lo volvió a complicar: “Practicaba tiro”

Diego del Río prestó declaración ante la Justicia nuevamente y aseguró que su hermano, acusado de doble parricidio, solía practicar con el arma.


El hermano de Martín del Río, acusado de asesinar a sus padres en Vicente López, realizó una nueva declaración que lo compromete aún más. Se trata de Diego del Río, quien volvió a declarar para reiterar que no tiene ninguna relación con el crimen de sus padres y afirmó que su hermano "practicaba tiro regularmente".

La nueva declaración del mayor de los hijos de las víctimas, José Enrique Del Río (74) y María Mercedes Alonso (72), se dio ante dos de los tres fiscales de la causa, Marcela Semería y Alejandro Musso, y se produjo de manera espontánea.

Para el equipo de fiscales, el comerciante que heredó los negocios de su padre fue quien el 24 de agosto por la tarde llegó a la casa de la calle Melo, con alguna excusa convenció a sus padres para subirse al auto Mercedes Benz E350 estacionado en la cochera y los ejecutó con una pistola calibre 9 milímetros desde el asiento trasero, para luego simular un robo en la propiedad y huir de la escena de un crimen que para los investigadores, tuvo un móvil económico.

"No tengo ningún tipo de vinculación con el homicidio de mis padres", dijo el consultor de 47 años, al inicio de su nueva testimonial, a la que accedió Télam, en la que incluso, le entregó a los fiscales su teléfono celular, marca Motorola, y les dio su clave para que lo periten.

Una de las cuestiones planteadas en la causa y de manera pública por la abogada Chirivin, para que el hermano mayor de su cliente sea investigado como sospechoso fue que el 25 de agosto, día del hallazgo de los cuerpos de sus padres, por la tarde, él había concurrido a la vivienda del country San Diego, de Moreno, donde las víctimas pasaban el fin de semana y donde luego la Policía secuestró una serie de armas de fuego.

Diego explicó que solo concurrió "en dos oportunidades y siempre por disposición de la Fiscalía y acompañado por policías" y que la primera fue aquella tarde del 25 de agosto a verificar si allí se hallaban las armas de fuego propiedad de su padre y que "unos días más tarde" regresaron para "secuestrar dicho armamento".

A diferencia de lo que dijo la defensora del acusado, Diego Del Río contó que luego de que Martín fuera arrestado por el caso, fue tres veces a su lugar de detención, la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de San Isidro, a llevarle cosas como "ropa, comida y elementos de higiene".

"También le escribí dos cartas, le llevé un libro en estas visitas, pero después decidí no hacerlo más porque quise evitar la exposición mediática", agregó.

Los fiscales aprovecharon al testigo para preguntarle otras cuestiones y una de ellas fue si podía describir la relación de Martín con las armas de fuego, y al respectó, contestó: "Durante una época él practicó tiro regularmente. Me acuerdo que no fue hace tanto tanto tiempo, y él practicaba tiro regularmente en el polígono que estaba en La Pampa cerca de Migueletes, le agarró el gusto para ir a tirar".

"Él iba a tirar con sus armas, pero nunca vi en detalle cuáles eran porque, la verdad, es que las armas a mí nunca me gustaron", añadió.

También negó, tal como declaró en su indagatoria su hermano, que su padre Enrique fuera cómplice en el supuesto engaño a su madre ante la imposibilidad de mudarse en forma inmediata al edificio Chateau Libertador de Núñez, y volvió a ratificar que "lo que sabía o al menos suponía" según los dichos de sus padres era que "ese día se mudaban, el 24 de agosto".

 

Dejá tu comentario