DOLAR
OFICIAL $118.44
COMPRA
$124.44
VENTA
BLUE $205.00
COMPRA
$208.00
VENTA

Una Margarita “mundial” en el Día Internacional de la Pizza

Una nota donde se mezcla la inmigración, los sabores importados, el buen morfi, las costumbres culinarias heredadas, los barcos, los conventillos y la terracita más italiana del microcentro porteño.

Sucesivas encuestas realizadas dieron por resultado que la pizza es el plato preferido de los argentinos. Tal vez tenga que ver con que la mayor cantidad de inmigrantes que recibió nuestro país fueron de Italia y tal vez, muchos de ellos, sean nuestros padres  y abuelos.

No se sabe con precisión cuándo nació la pizza pero sí que Nápoles fue la cuna de este plato representativo de Italia y extendido mundialmente.  Algunas versiones hablan del siglo X y que se empezó a extender en todos los estamentos de la sociedad en 1770 cuando la realeza se atrevió a probar este manjar que, hasta el momento, era exclusivo del pueblo.

nuvola

De las altas esferas volvió al pueblo y se convirtió en un sabor transversal. Las primeras pizzas eran muy básicas como la Mastronicola (con grasa de cerdo, queso y albahaca) y la Marinara.

 

Sin ajo para la Reina, por favor

Hacia 1890 llegaría la Margherita, que debe su nombre a la reina Margarita, esposa del rey Humberto I. Parece que la pareja visitaba Capodimonte y quiso probar la pizza pero había un detalle: la distinguida dama no soportaba el olor a ajo. Así, para conformar a la reina, surgió esta variedad mucho más sutil, hecha con harina, aceite de oliva y queso muzzarella.

nuvola

El gran caudal de migrantes italianos hacia EEUU en los siglos posteriores hizo que este plato se extendiera masivamente y es allí donde acuñaron la fecha 9 de febrero como Día Mundial de la Pizza.

 

¿Cómo se transmiten los sabores?

Las distintas colectividades procuraron  siempre mantener sus costumbres culinarias. El intercambio de hábitos culturales y alimenticios se dio mucho en los conventillos.

nuvola

De los franceses adoptamos el omelette, de los españoles el chorizo colorado, de los alemanes las salchichas y el strudel y de los italianos la faina, los ravioles, el panettone, las albóndigas y las pastafrola (cuyas tiras de masa cruzadas sobre el dulce remite a las tarimas de los barcos)

Al ser un preparado rápido y de bajo costo, la pizza fue el almuerzo o la cena que una familia podía adquirir por unos pocos centavos, lo que posibilitó que se adoptara rápidamente entre los argentinos.

nuvola

Aquella “escuela” que supo ser el patio de la precaria vivienda colectiva hoy se ha perfeccionado y en lo que respecta a la pizza, Buenos Aires cuenta desde 2018 con la única academia oficial avalada por Italia: La Scuola Pizzaioli.

Allí se enseña todo el proceso de la Pizza Napoletana STG (desde el amasado, la levitación, los ingredientes, la temperatura, la cocción), adentrándose también en la historia de la clásica pizza margherita.

nuvola


Una terracita italiana en Buenos Aires

Palabras mayores dentro de las pizzerías estilo napoletano es Núvola, quizás con la terracita mas italiana de Buenos Aires.

Una pared con la imagen del Vesubio y el clásico “Parole parole” de fondo te transportan de inmediato al mediterráneo.

nuvola

Su nombre hace referencia a la ligereza de la masa que los críticos gastronómicos locales clasificaron como “etérea”.

Tiene además de las clásicas pizzas, opciones más gourmet con salsa de pistacho, calabaza, ricota, berenjenas y demás alimentos identitarios de la cocina italiana.

Queda a tan solo una cuadra del Consulado General de Italia en Buenos Aires, más precisamente en Reconquista 479.

nuvola


Sale una grande, mitad y mitad

Para celebrar el Día Mundial de la Pizza, te recomendamos dentro de las clásicas, la Diavola (pomodoro, mozzarella fior di latte, salame italiano y orégano fresco) o la Quattro Formaggi (mozzarella fior di latte, queso mascarpone, queso azul, bocconcino y aceite de oliva extra virgen).

Dentro de las contemporáneas, la Nuvola 2.0 (Impasto al carbón vegetal activo, próvola di búfala, jamón crudo, burrata, tomates cherry amarillo y pistacho granulado) o la Sole Mio (Mozzarella fior di latte, jamón cocido natural, copos de ricota, ralladura de limón, pimienta y aceite de oliva extra virgen)

Dejá tu comentario