DOLAR
OFICIAL $186.14
COMPRA
$195.14
VENTA
BLUE $374.00
COMPRA
$378.00
VENTA

Un barco de inmigrantes anclado en Arroyo

En la calle Arroyo y Suipacha se encuentra Florería Atlántico, un bar multipremiado tan atípico como emblemático.

Fue ideado por el bartender y director de Arte Publicitario Renato “Tato” Giovannoni, un verdadero experto en el montaje de escenarios que cuenten historias en apenas un golpe de vista.

El bar remite a un barco de inmigrantes ubicado en un subsuelo al que se accede traspasando una puerta de una cámara frigorífica. 

floreriaatlantico

Cuando el picaporte se abre, empieza el viaje en este barco que zarpa hacia el lugar donde nacen los sueños

Las luces tenues, el sonido del mar y gaviotas en los cuartos de baño, la carta de tragos, el menú, todo está pensado para desconectarse de la rutina.

El espíritu de este espacio coincide con el de las antiguas fondas para marineros de principios del siglo pasado. Desde las paredes, criaturas mitológicas del mar dibujadas por Tato custodian la barra y las mesas.  

floreriaatlantico

Naufragio de mitos

La antesala del bar es una florería. Por eso, erróneamente, se confunde con un "speakeasy". 

Así se conocía a los establecimientos que vendían de manera ilegal bebidas alcohólicas durante La ley seca (1920–1932). El término, probablemente, provenga de "hablar bajo", la forma utilizada para pedir una bebida por entonces prohibida.

floreriaatlantico

“Aquí no hay códigos de ingreso ni hacen falta membresías”, aclara la sommelier Eduarda Tartaglia, y agrega que la idea fue no romper con el entorno de ese “codo aristocrático de Buenos Aires” que es Arroyo.

Así bautizó a la calle el escritor Eduardo Mallea, aunque esta humilde periodista prefiere concebirla como una arteria parisina implantada en el corazón de Retiro.

“La idea de esta florería en planta baja tiene algo de romántico y se mezcla con la historia de la calle. Fue una gran idea para un barrio de marcada arquitectura francesa”, resume la sommelier. Además, según su mentor, “los buenos momentos son de colores”.

floreriaatlantico

Respecto de la carta de coctelería, vale decir que se divide de acuerdo a los países originarios de las mayores oleadas migratorias que llegaron a la Argentina entre 1900 y 1920 y su bebida icónica: Italia, España, Francia, Polonia e Inglaterra, explica el gerente general Gastón Sosa.

Y  agrega: "También hay una sección de tragos criollos en la que se mezclan esas nacionalidades con lo autóctono".

floreriaatlantico

Ecos de otra noche porteña

La búsqueda del mar parece que viene desde siempre. Hace algunas décadas atrás, en este sótano supo funcionar un cabaret llamado El Galeón.

Esta fascinación por lo marítimo quizás tenga que ver con la proximidad del puerto o con la cercanía del Edificio Mihanovich, concebido como edificio de renta por el empresario naviero Nicolás Mihanovich donde hasta hace pocos años funcionó el Hotel Sofitel Buenos Aires.

floreriaatlantico

Justo al lado del cabaret, en el 866 de Arroyo, estaba Mau Mau, la "boite" mas icónica de la dorada noche porteña. Por allí pasaron desde una joven Susana Giménez hasta Graciela Borges y Pata Villanueva.

floreriaatlantico

floreriaatlantico

floreriaatlantico


Ladrillos con historia

Nada es casual en Florería Atlántico. Se emplaza en el edificio Bencich Arroyo, que fue pensado y construido por los hermanos Bencich como edificio de vivienda para renta y cuenta con materiales nobles, traídos directamente desde Europa en barco en el año 1927.

floreriaatlantico

En 1910, a bordo del buque Atlantis, Massimiliano Bencich arribó a la Argentina desde Trieste. Un año antes había llegado su hermano Miguel. Juntos crearon la compañía Bencich Hermanos, con la que construyeron una decena de edificios emblemáticos en Buenos Aires.

floreriaatlantico

El diseño fue encargado al arquitecto francés Edouard Le Monnier, el cual le dio su estilo ecléctico y su forma tan particular de transatlántico.

Dejá tu comentario