DOLAR
OFICIAL $80.19
COMPRA
$86.19
VENTA
BLUE $152.00
COMPRA
$158.00
VENTA

Según un médico británico la normalidad volverá “cuando el 30% de la población de cada país esté vacunada”

Jeremy Farrar fue uno de los primeros en alertar sobre los casos de coronavirus en Wuhan.

El 31 de diciembre de 2019, mientras media humanidad se preparaba para celebrar el cambio de año y dar la bienvenida bailando al prometedor 2020, el médico británico Jeremy Farrar publicó un mensaje a contracorriente en su cuenta de Twitter.

“Preocupante”, escribió. Fue uno de los primeros en alertar de unas neumonías sin explicación recién detectadas en la ciudad china de Wuhan. “Cualquier cúmulo de infecciones respiratorias graves es realmente preocupante”, advirtió.

El médico, nacido en Singapur en 1961, dirige la Wellcome Trust, una organización benéfica con sede en Londres que tiene 30.000 millones de euros en inversiones y dedica las ganancias a financiar la investigación científica más puntera.

El equipo de Farrar ayudó a lanzar en 2017 la Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias (CEPI), una entidad creada para acelerar las soluciones frente a las pestes emergentes. El 23 de enero ya estaban financiando tres vacunas experimentales contra el COVID-19.

Hoy ya son nueve, incluyendo la de la Universidad de Oxford, una de las más adelantadas. Y la Wellcome Trust también está detrás del Acelerador ACT, una iniciativa liderada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para impulsar vacunas y tratamientos contra el coronavirus. Farrar defiende que solo hay un camino para salir de esta crisis: vacunar a unas pocas personas en cada país, no a todas en unos pocos países.

“En cierto sentido, no hay un final. Esto ya es una infección humana endémica. Seguirá en la población en los próximos años y quizá para siempre. Tenemos que aprender, mediante tratamientos y vacunas, a controlarla, reducir su impacto y vivir con ella, como hacemos con la gripe, con otros coronavirus o con el VIH. No se va a ir”, aseguró el médico.

“Sabemos que en todos los países hay algunas personas con un riesgo muy alto de sufrir el COVID-19, pero para la mayoría el riesgo es muy bajo. Si vacunás a estas personas en todos los países, reducirás la transmisión, salvarás vidas y conseguirás que la economía vuelva a funcionar”, afirmó.

Al mismo tiempo, el especialista aseguró que para volver a cierta normalidad, cada país necesitará que el 30% de su población esté vacunada en los primeros seis meses.

“La vía para salvar vidas, abrir la economía y recuperar los colegios es vacunar a algunas personas en todos los países. Este es el camino más rápido para salir de esta pandemia”.

Dejá tu comentario