DOLAR
OFICIAL $104.54
COMPRA
$110.54
VENTA
BLUE $210.00
COMPRA
$213.00
VENTA

La agresión al playero y la violencia sin sentido 

El empleado de un garage en medio de una discusión con un cliente mensual, fue agredido por un precoz y violento delincuente. La víctima lucha por su vida. El joven, en breve, estará preso y rogando que no se agrave la salud del trabajador.


Sin dudas, la difusión y repercusión que tuvo el episodio en los medios terminó poniendo las cosas en su lugar. Ya que vimos a un violento y cobarde agresor, que sin mediar explicación golpea a Arturo López, de 66 años, suboficial retirado del ejército argentino. El intolerante agresor es un menor de 17 años bien entrenado y que sabe dónde y cómo golpear, pero no percibió las cámaras. Sino, seguramente nos hubieran contado otra historia. 

Como, por ejemplo, la que intenta instalar el abogado del violento golpeador y contó que la reacción del joven se dio por qué López le dijo a la madre, ante su reclamo por un rayón en un automóvil de su propiedad, que eran unos gitanos de mierda, a lo cual el joven reaccionó pegándole a traición al indefenso hombre que jamás espero semejante golpe. Un incidente mínimo que se hubiera resuelto con las cámaras del local tratando de identificar a quien produjo el daño en el auto. 

Por el contrario, su agresor, joven, bien vestido y mejor calzado, camina con la barbilla hacia adelante y sacando pecho, chueco, al estilo cowboy y más visible porque usa ajustadísimos chupines. Típico exponente del nene malcriado que todo lo consigue. Por las buenas o por las malas.

Ante la explosión que tuvo el caso en los medios, la jueza porteña Carla Cavallieri, decretó la detención del menor que se encuentra acusado, por el momento, por lesiones graves.

La víctima está internada grave en terapia intensiva en el ITEBA, con un cuadro de trauma craneoencefálico moderado, con una hemorragia intraparenquimatosa subdural. Por el momento se espera su evolución y ver qué secuelas podrán quedarle, pero con seguridad el joven pasará una buena temporada detenido, ¡y lo bien que le va a venir!

Veremos si aprende a vivir de manera civilizada y no siendo un patotero que anda por la vida golpeando a quien no satisface sus caprichos. 

Un capítulo aparte para los padres: el joven sabe cómo golpear, con lo cual no es la primera vez que lo hace, pero estoy seguro que los progenitores no le prestaron atención a esos ataques violentos. Y puedo inferir que es un hogar donde la violencia está presente a diario. El joven prepotente, fue perjudicado por la tecnología esta vez. Una cámara nos muestra la verdadera película, un violento sujeto golpea a traición a un trabajador sacrificado.

Por las dudas, un consejo ante cualquier incidente: mantenga la distancia, para evitar la trompada, el cabezazo o la puñalada, seguramente se ahorrará dolores de cabeza.      

Dejá tu comentario