DOLAR
OFICIAL $66.17
COMPRA
$71.17
VENTA
BLUE $114.00
COMPRA
$124.00
VENTA

El Turco Asís y el Covid-19

El periodista Jorge Asís puso en su dimensión exacta el tamaño de la crisis que estamos viviendo.

Es importante en esta columna reproducir parcialmente en texto y totalmente en video el reportaje que le hizo Luis Novaresio a Jorge Asís. En esa entrevista, Asís puso en su dimensión exacta el tamaño de la crisis que estamos viviendo.

Un solo detalle que pocos tienen en cuenta. Para hacer aislamiento en casa, primero hay que tener casa. Hay millones de argentinos que viven con precariedad.  Es imposible que se aíslen porque sí o sí tienen que salir para buscar agua o ir al baño. Reiteramos: son millones.

Nadie ignora la gravedad de la amenaza sanitaria que estamos viviendo. Pero también es cierto que la decisión de parar el país tendrá consecuencias catastróficas en materia económica. Y ésta catástrofe económica se traduce en un agravamiento de nuestra crisis social: más desocupación, más negocios que se cierran, más pobreza.

Todas las voces que se oyen aborda solo un aspecto de la decisión de parar el país: el de la salud. Y sin duda esto es excluyente. Pero  es obvio que esta decisión es un golpe  de la muerte para la economía. Una altísima proporción de la población económicamente activa esta en negro o en el monotributo. Y eso significa que sus ingresos dependen exclusivamente de ellos mismos. No están en nominas formales ni en el estado que paga  puntualmente. Con el país parado, la situación de ésta gente se vuelve dramáticamente vulnerable. Y en esa categoría hay una parte muy importante de la clase media: pequeños comerciantes, profesionales desde médicos hasta podólogos. Técnicos, plomeros, electricistas, mecánicos o el rubro gastronómico que genera su ingreso mayormente de la propina que ha desaparecido porque los restaurantes y bares están cerrados. Algunas de estas personas estarán incluidas en el subsidio de los 10.000 pesos. Pero no es para todos.

Y otro aspecto es la ruptura de la cadena que ya estamos enfrentando. Pero esto no va a pasar, esto ya está pasando.

Invito a leer y escuchar con atención el reportaje que sigue.



“Vos tenés que conocer el territorio, tenés que conocer la cultura y tenés que conocer muy bien la sociedad. Esta cuarentena es una cuarentena para la capa alta, la capa media alta, la capa media y después, a la suerte”.

“Para estar en tu casa tenés que disponer primero de una casa y de un ámbito sociocultural que te facilite quedarte en la casa. No es casualidad que en el barrio donde más se cumplió la cuarentena es en Recoleta”.

“No tenés que meter a esa gente en los lugares que viven, esa gente está mejor fuera de los lugares que viven. Porque el escenario interno de esas casas son entre promiscuos y humillantes”.

“La calle es mucho mejor que el hacinamiento. Esto lo ven ahora, no se lo tienen que decir los curas”.

“Todos hablan como si fuera un estúpido. Pero el presidente de México conoce lo que es esa sociedad. ¿Va a poner aislamiento obligatorio a toda esa gente que vive peor que la gente que vive acá en sectores de Villa Gonnet, Monte Chingolo o San Francisco Solano?”.

“Cuidado con la tentación autoritaria, esto es un estado policial por una causa noble pero la causa noble se puede diluir. Es un operativo Dorrego inofensivo”.

“Hay una botonería importante y un periodismo patrullero. Casi me recuerda a la etapa de Malvinas. Una unanimidad atroz”.

“Si finalmente se oficializa la extensión de la cuarentena se terminó la economía argentina. Hasta el 31 de marzo hasta me parece razonable. Estirar esto un poco más es hacer un equilibrio que yo lo veo mal. Todos lo ven mal, lo que pasa es que no lo dicen”.


Dejá tu comentario