DOLAR
OFICIAL $187.16
COMPRA
$196.16
VENTA
BLUE $375.00
COMPRA
$379.00
VENTA

El dolor de los padres de Fernando Báez Sosa cara a cara con los rugbiers en el juicio: “Tenía la cabeza reventada”

Luego de la declaración de los papás de la víctima, terminó la jornada que dio comienzo al juicio por el crimen ocurrido en Villa Gesell hace casi 3 años.

Este lunes a partir de las 9, el Tribunal en los Criminal N°1 de Dolores empezó a juzgar a los 8 rugbiers por el crimen del estudiante de derecho Fernando Báez Sosa, asesinado en patota a la salida del boliche Le Brique en Villa Gesell en enero de 2020.

El debate inició con la presentación de los lineamientos de las partes, en las que Fernando Burlando, abogado de la familia de la víctima, pidió cadena perpetua para los acusados, mientras que el abogado de la defensa pidió en reiteradas ocasiones la anulación del juicio por inconsistencias procesales.

Sin embargo, lo más fuerte de la jornada ocurrió cuando declararon Silvino Báez y Graciela Sosa, los padres de Fernando, quienes aprovecharon el momento para enfrentar cara a cara a los acusados de matar a su hijo.

 

El enfrentamiento de Graciela con los rugbiers: “¿Por qué hicieron eso?”

"Empezamos a preparar el viaje, era la segunda vez que iba de vacaciones con sus amigos. Hice todo para que nunca le faltara nada. Le di mucho amor, tal vez no pude brindarle tanto material, pero si mucho amor. Primero se fue a Miramar y después a Villa Gesell. Tenía el pasaje para regresar, pero no regresó", inició la madre.

"Me llamaba y me decía que estaba muy feliz con sus amigos, con su novia, y como madre estaba feliz. Mientras yo dormía plácidamente, sonó el teléfono. Me levanto, lo agarro y cuando atiendo era la mamá de un compañero de Fer que me preguntó si me había enterado lo que le había pasado a Fernando, que se lo habían llevado en ambulancia", declaró Graciela en la primera audiencia. 

"Me llamó el comisario y me dijo que quería hablar conmigo. Le pasé con mi marido y yo escuchaba que decía si, si, y cuando colgó me dijo: 'Fernando está muerto'", agregó.

"Hasta el día de hoy lo sigo esperando, tengo su cama armada y la ropa está en el placard. Cada tanto la lavo, la plancho y la abrazo", expresó la madre de Fernando.

"No saben lo que es ir al cementerio, ver su foto y no poder abrazarlo. ¿Cómo puede un ser humano discriminar de esta manera? Un chico de la misma edad, un chico que tiene derecho a ir a divertirse con sus amigos y su novia. Fer ni nadie se merece esto. Yo quiero justicia. Destruyeron a mi familia, a sus amigos y a su novia, somos huérfanos para siempre", cuestionó la mujer en el inicio del juicio.

Mientras se iba de la sala, la mamá de Fernando Báez Sosa se cruzó de frente con el grupo de rugbiers: "¿Por qué hicieron eso?", les dijo.

 

El relato de Silvino Báez: "Tenía la cabeza reventada"

"Me llena de orgullo sentarme acá y hablar de él. Con Graciela siempre luchamos para que no le pase nada. Fernando era el ser más amado de mi vida. Los días más felices eran sábado y domingo porque estábamos todos juntos", sostuvo Silvino.

"Una conocida de Graciela la llamó desde Gesell. La señora avisó que habían llevado a Fernando al hospital. Graciela dijo que iba a hacer el bolso para viajar y ahí llamó el comisario. Me dijo ' su hijo murió en una riña' ", indicó Silvino sobre el momento en el que se enteró del ataque. 

Y agregó: "Graciela me pegaba y me decía 'vos me estás mintiendo' y yo le decía 'no te puedo mentir Graciela', me llamó el comisario".

Mientras Silvino declaraba, Máximo Thomsen, el rugbier más complicado en el crimen, lloraba.

El papá de la víctima continuó con su relato: "No podíamos llegar -a Villa Gesell- porque había cambio de temporada. Cuando llegamos a la fiscalía de Gesell la policía no me podía decir nada. Después apareció el fiscal y me dijo que a Fernando lo habían matado en una pelea".  

En este sentido, añadió: "Yo quería ver el cuerpo de mi hijo y me dijeron que no se podía porque le iban a hacer la autopsia. Nos llevaron al hospital para retirar sus pertenencias. De ahí nos llevaron a la funeraria a reconocer a Fernando. Fue duro. Una parte de mí estaba tirada en una bandeja de acero inoxidable. Tenía la cabeza reventada".

Luego de la declaración de los papás de la víctima, terminó la jornada que dio comienzo al juicio por el crimen ocurrido en Villa Gesell hace casi 3 años.

Dejá tu comentario