DOLAR
OFICIAL $92.64
COMPRA
$98.64
VENTA
BLUE $140.00
COMPRA
$145.00
VENTA

El crimen del martillero de Hurlingham

Mariano Martino tenía 59 años. Era un conocido martillero de la zona de Hurlingham, fue encontrado en una casa que tenía en alquiler, en William Morris. Apareció en el baño atado de pies y manos con precintos, fue torturado y golpeado hasta morir.  


Los asesinos tenían todo planeado. Ataron al hombre de pies y manos, con precintos. El auto de Martino apareció abandonado a la vera del río Reconquista, más precisamente en Villa Trujui, Moreno.

Los sospechosos quedaron registrados en las cámaras de seguridad de la zona. 

El martillero era una persona muy conocida en la zona de Hurlingham, dueño de la inmobiliaria Martino Propiedades, ubicada en Av. Vergara 3896. 

Al hombre lo mataron cuando fue a mostrar la propiedad donde apareció muerto, investigan si se trata de un ajuste de cuentas o una cuestión personal. El robo ha quedado descartado ya que en el auto estaban intactas todas las pertenencias del hombre.

Martino estaba desaparecido desde el pasado jueves a las 7 de la mañana, cuando había salido de la casa y había avisado que iba a mostrar la casa donde fue ultimado a golpes. La mujer comienza a preocuparse cuando pasaron las horas y no podía comunicarse con él. 

Los indicios de que algo malo pasaba con el hombre, surgieron cuando mediante la geolocalización del teléfono, daba que se encontraba en las inmediaciones del río Reconquista. 

En ese momento Andrea, su esposa, decidió llamar al 911, y se hizo presente en la comisaría 2 de Moreno para hacer la denuncia por averiguación de paradero. 

Rato después los Bomberos encontraron el teléfono a la orilla del río. La Unidad Funcional de Instrucción N°1 de Moreno está a cargo de la investigación y fue clave la colaboración de la familia para desbloquear el teléfono celular de la víctima y acceder al contenido del teléfono. De esa forma se pudieron ver los últimos mensajes de WhatsApp de Martino de esa mañana. El resto fue solo atar los cabos sueltos, entraron a la casa de William Morris, y lo encontraron muerto en el baño, atado de pies y manos, con precintos. 

Todo estaba planeado. Las cámaras de seguridad muestran esto: Martino llegó a la casa a la casa a las 7.41. A las 7.53 ingresa una pareja a la casa, minutos después llega otro hombre a la casa y sale la mujer. Una hora y media después, a las 9.28 salen los dos hombres de la casa, sin Martino, y uno de ellos se sube al auto de la víctima y el otro a una Honda CRV gris oscura. 

Este viernes, mi amigo Chiche Gelblung habló con su hija Estefanía (la preferida del padre) y contó que nada sabía de juicios o deudas del padre. Lo concreto es que había vendido varias veces su casa materna, y estaba suspendido en su matrícula como martillero. El resto sólo es cuestión de horas para dar con los homicidas…

Dejá tu comentario