DOLAR
OFICIAL $65.22
COMPRA
$70.22
VENTA
BLUE $118.00
COMPRA
$128.00
VENTA

El crimen de los rugbiers y la miseria de los abogados

Los candidatos se prestan a teatralizaciones y concurren con fotocopias de la causa y enormes códigos de procedimientos.

A diario asistimos a un solapado y sutil casting de abogados que pasan interminables horas en los canales de televisión rogando por un esperado llamado: el de alguno de los padres de los rugbiers presos en Dolores.

Los candidatos se prestan a teatralizaciones y concurren con fotocopias de la causa y enormes códigos de procedimientos.

Allí comienza el sutil y miserable espectáculo. Critican sin parar al pobre y sacrificado Dr. Tomei, el defensor de los acusados.

Recitan largas y contradictorias teorías para zafar a uno o al otro, y comienzan diciendo: “…si yo estuviera haría esto o aquello…” “…Tomei se equivocó en esto, o no hizo aquello…”.

Que personajes raros son los abogados: se los nota envidiosos, fabuladores, interesados, presuntuosos y demás calificativos que no suman más a este análisis. Pero la enorme mayoría sueña con recibir el salvador llamado telefónico.

Entiendo que la crisis económica amplifica esto, pero muchachos, dan pena.

Y atención que no los motiva la intención de hacer justicia o el mostrarse en los canales de televisión. Solo los mueve una cosa: la plata que pueden generar con este caso.

Usted se preguntará de cuánto hablamos: aproximadamente 150 mil dólares por familia de acusado detenido y, a eso, habrá que sumarle los gastos de traslado del abogado a Dolores o a Villa Gesell según el caso.

Esta semana, luego de mi paso por el programa Intratables, donde dije algo de lo que hoy escribo, muchos conocidos me dijeron: ¿tanto gana un abogado? Solo una pequeña elite, el resto mira de afuera del vidrio.

Estos candidatos esgrimen logros que solo ellos reconocen, y la mayoría son coleccionistas de prisiones perpetuas, y cuando son preguntados por los familiares qué pasó, les dicen es culpa de la justicia corrupta.

Si algún candidato llega al objetivo, y los vera recitar siempre lo mismo, la fiscal esto, el juez aquello.

Y solo con la intención de tenerlos a ustedes, que me lee habitualmente, cinco acusados son señalados por testigos que los ven golpear a Fernando en el piso, el resto ayudaron impidiendo que los amigos de la víctima pudieran ayudarlo, con lo cual hoy tenemos, cinco coautores y cinco participes necesarios.

A lo largo de estos meses escucharemos un montón de cosas, la verdad, se verá el febrero o marzo del año próximo en el juicio oral. Mientras tanto sigamos viendo esta maravillosa obra maestra del terror….

Dejá tu comentario