DOLAR
OFICIAL $94.39
COMPRA
$100.39
VENTA
BLUE $153.00
COMPRA
$158.00
VENTA

El 45,9% de los niños, niñas y adolescentes de Argentina dependen de la asistencia alimentaria 

El informe publicado por la UCA asegura que durante la pandemia se duplicó el número de personas que necesitan de la ayuda social.

Según un informe publicado por la UCA, casi la mitad de los niños, niñas y adolescentes del país dependen de la asistencia alimentaria. El documento detalla que durante la pandemia se publicó el número de personas que necesitan de la misma para subsistir. 


El 45,9% de los niños, niñas y adolescentes de hasta 17 años reciben asistencia alimentaria de algún tipo. Esa trágica conclusión se desprende del estudio del Observatorio de la Deuda Social Argentina (ODSA) de la UCA y completa el panorama que ya indicaba que más del 60% de los chicos que viven en el país son pobres.


Por la pandemia, además, en 2020 más que se duplicó la cantidad de personas asistidas por Cáritas Argentina. Así lo expresó el titular de la organización, Monseñor Carlos Tissera: “Ha aumentado la gente que asistimos desde los comedores y merenderos. En 2019 asistíamos a 1,2 millones de personas y el año pasado llegamos a 3,3 millones de personas. O sea, creció 2 millones por la pandemia”.


De acuerdo con el ODSA, entre los menores alcanzados por ayudas de este tipo, un 22,8% percibió ese subsidio. Un 14% de los chicos, en tanto, recibió ayuda alimentaria directa (por ejemplo, a través de comedores). Y un 9,1% de los niños, niñas y adolescentes logró acceder a ambas asistencias.


Los datos fueron relevados en 2020, antes de la última ampliación de la cobertura de la Tarjeta Alimentar, al desagregar por edades se observa que esa política fue fundamental para dar seguridad alimentaria a los niños de hasta 4 años, que representaron el 40,3% de los beneficiarios.


En la franja que va de los 5 a los 12 años, la participación de la Tarjeta Alimentar cae a 19,5% pero la asistencia directa se incrementa a 18,3%. Para los adolescentes de entre 13 y 17 años, la ayuda directa fue el factor fundamental, ya que alcanzó al 14% de ellos.


“Nuestra infancia se ve particularmente afectada por esta situación: más de la mitad de los chicos son pobres, porcentaje que alcanza casi el 75% en el conurbano bonaerense y otras zonas del país. En estos lugares, de cuatro chicos que se sientan a una mesa, solo uno come todos los días”, resaltó el ODSA.


En ese sentido, Ianina Tuñón, coordinadora del Programa Infancia del ODSA de la UCA, detalló: “Tenemos alrededor de un 16% de chicos cuyos padres reconocen que han experimentado situaciones de hambre en el último año. A la vez, tres de cada 10 niños viven en hogares donde ha mermado la cantidad y calidad de los alimentos”.


La crisis sanitaria exacerbó el drama de la pobreza, que llegó al 42% de la población, porque ya no alcanza con tener empleo para escapar de ese fenómeno. “Caen en la pobreza familias que siempre tuvieron trabajo, pero a las que hoy no les alcanzan sus ingresos”, explicó el ODSA y agregó: “Cayó el empleo formal. Y las medidas sanitarias afectaron, con mayor fuerza, a quienes contaban con empleos precarios y a los trabajadores de la economía informal”.


En un trabajo anterior, la UCA ya había advertido que si no hubieran existido los planes sociales, la indigencia habría cerrado el año pasado en valores cercanos al 30%, es decir, tres veces más de lo que marcó el indicador oficial.

“Argentina se encuentra ante una crisis sanitaria, social y económica sin precedentes en la que familias enteras sufren y, literalmente, están muriendo sin asistencia”, alertó Cáritas. Por ello, este organismo llamó a colaborar en la Colecta Nacional que se realizará este fin de semana por medios virtuales, con el objetivo de financiar el trabajo solidario que realiza esa entidad en más de 3500 puntos de todo el país.

“Desde Cáritas atendemos las necesidades de la gente y trabajamos con ellos directamente, mano a mano, sin intermediarios. Vemos que en casi todos los sectores la situación es cada vez más difícil y comprobamos empíricamente que hay cada vez más pobreza y desesperanza, porque la enorme ayuda que estamos ofreciendo no alcanza”, afirmó la organización benéfica.

Algunos de los proyectos que Cáritas financia con las donaciones son la red de 3000 comedores comunitarios y ollas populares que funcionan en Merlo y Moreno; las 19 iniciativas para con impulsar el trabajo mediante la economía social y comunitaria que llegan a más de 25.000 personas; y el Plan de Inclusión Educativa Emaús, presente en 19 provincias, que tiene más de 47.000 destinatarios entre niñas, niños, adolescentes, adultos y familias.

Dejá tu comentario