DOLAR
OFICIAL $97.58
COMPRA
$103.58
VENTA
BLUE $183.00
COMPRA
$186.00
VENTA

Cuando la basura es un tesoro: la alquimista moderna que hace arte con chatarra

¿Una “millonaria” que junta desechos de los volquetes? No tan así. Es escultora, hincha de River, está pareja con Enzo Francescoli y fusiona arte con reciclaje. Su nombre es Carmela Blanco, una verdadera alquimista que convierte los objetos que rescata cerca del río en verdaderas piezas de arte.


"Una obra está terminada cuando siento que no puede ser mas linda", define la artista plástica Carmela Blanco quien nos abre las puertas de su taller de Vicente López que funciona dentro  de una casa también reciclada a tono con lo que allí se crea.  

Allí construye verdaderas obras de arte a partir de hierros, maderas y desechos industriales. Su imaginería artística alterna abstracciones con criaturas dinámicas, figuras gestuales y sujetos en diferentes escalas creando ensamblajes y estructuras medidas con un cuidado cromatismo.
 
Estudió dibujo y pintura en el taller del reconocido escultor argentino Ricardo de la Serna, escribió un libro y acaba de presentar la muestra solidaria ARTE+FÚTBOL en River, el club de sus amores. Hoy nos cuenta con  lujo  de detalles en qué consiste el arte de otorgar una segunda vida a ese objeto que "alguna vez fue". 
chatarra mujer de francescoli


-Contanos, ¿cómo resolviste la paradoja entre la exquisitez de la obra de arte y la brutalidad de la chatarra?

-Carmela Blanco: Con la imaginación. Dejando salir lo que tengo adentro. Le doy belleza a los objetos que encuentro. Mi trabajo es un escape. La chatarra sólo es chatarra cuando la agarro. Cuando tallo la madera, no puedo seguir un esquema mental o un dibujo porque la madera se impone. Sus agujeros, sus vetas, te obligan a ir en determinada dirección.
 

chatarra mujer de francescoli

-O sea que establecés un diálogo con tu producción. ¿No te cuesta desprenderte de la obra terminada?
 

-C.B: Sí. Son hijos pero a la vez me gusta que se vaya la obra porque es una manera de circular.
chatarra mujer de francescoli


-¿Si tenés que hacer un presente preferís que sea una obra tuya o lo resolvés en un shopping?

-C.B: La verdad es que no suelo regalar mis obras porque me parece vanidoso, en primer lugar. Además, me cuesta regalar lo que hago. Sólo a personas muy  cercanas. Ahí sí. Y hasta les pongo sus nombres.

chatarra mujer de francescoli

-¿Cómo monetizás tu trabajo, qué parámetros contemplás?

-C.B: Según mi enganche con la obra. Hay algunas que me enamoran tanto que no las puedo largar. Es fácil enamorarte de lo que estás haciendo. Hago hasta las bases de mis esculturas. Mi trabajo es un escape.

chatarra mujer de francescoli

-Tu taller en sí mismo es toda una obra de arte…

 -C.B: Ah sí. Tengo clasificadas y ordenadas las piezas verticales, las piezas cortas, los redondeles, las fichas.
 
chatarra mujer de francescoli
-¿En qué te inspirás?

-C.B: Yo trabajo por series. A veces se me da por la figura humana, por los peces, o por los rostros. Me gusta hacer caras con rulemanes y madera y, a veces, se me da por las sillas

-¿Por qué por sillas?

-C.B: Porque creo es un objeto que siempre está presente en nuestras vidas y me divierte hacerlas porque les pongo pastillas de freno, de todo. Tengo un montón de obras con sillas. Me gusta hacer caras con rulemanes. Hay objetos que son muy simbólicos en la vida de alguien.

-Arrancaste con pintura… ¿el salto grande cuando lo das?

-C.B: El arte es un camino que se disfruta. No se sí estoy transitando el éxito. Pero recién ahora puedo decir que vivo de esto.

-¿Todos los materiales se llevan bien entre sí?

-C.B: No se puede soldar aluminio con hierro, por ejemplo, porque son dos cosas que no pegan pero todo lo demás es plausible de mezclarse. Todo me sirve: desde una percha, un cubierto, una canilla, partes de autos, un durmiente de ferrocarril, un gancho de cortina o un disco de amoladora. Por último le doy un proceso de patina sobre los hierros para darles una apariencia de añejamiento. 
 

-¿Enzo te acompaña en esta carrera?

-C.B: Sí, y participa. De hecho tengo un escudo de River tallado en madera que está hecho por él.
chatarra mujer de francescoli

-Debés tener un montón de anécdotas sobre la recolección de materia prima ¿no?

-C.B: Mirá, una vez estuve en San Francisco y cuando iba por la vereda mirando para abajo veo un cuadradito de hierro con agujeritos y me lo metí en el bolsillo y resulta que era una tapa de agua. Allá no se puede robar… pero era tan linda que me la traje. 
 

Carmela hace el gesto de una niña que sabe que hizo una travesura. Nos muestra una vez más con orgullo todo el acopio de objetos de descarte prolijamente ordenado; materiales que  fueron recogidos del río para luego resignificar en sus obras. Antes de despedirnos, nos recuerda que si caminando por la calle vemos un volquete repleto de cosas viejas, no olvidemos de pegarle un llamadito. 

Dejá tu comentario