DOLAR
OFICIAL $97.58
COMPRA
$103.58
VENTA
BLUE $183.00
COMPRA
$186.00
VENTA

Museos con valor agregado

Hay museos en Buenos Aires que tienen un derecho y un revés, al punto de no saber si fuimos a un bar con objetos históricos o fuimos a una sala de exposiciones con menú a la carta. Y hay otros que guardan retazos de nuestra historia familiar tanto en paredes como en archivos. Hoy vamos a recorrer dos espacios culturales que traen yapa.


Arranquemos por el Museo de la Inmigración que funciona dentro de lo que fue el Hotel de los Inmigrantes y que reabrirá sus puertas este viernes 27 adelantándose a la celebración del Día del Inmigrante que se conmemora cada 4 de septiembre.   

Museo inmigrantes
 

Este era el primer lugar que conocían los extranjeros que llegaban a nuestro país para “hacerse la América”.

Museo inmigrantes

Recordemos que entre fines del siglo XIX y principio del siglo XX Argentina –que era uno de los países más ricos del mundo- recibió a más de cuatro millones de inmigrantes.

El Hotel de los Inmigrantes les brindaba alojamiento y las cuatro comidas hasta que pudieran ser recogidos por un familiar o hasta que consiguieran trabajo. Un lugar hospitalario, amigable, limpio.

Museo inmigrantes

Para aquellos inmigrantes que vuelven de grandes e incluso para sus hijos o nietos este lugar no es museo más.

Hiela la sangre ver los catres desprovistos de colchones (para evitar enfermedades), gaitas, castañuelas, muñecos, valijas antiguas, cartas y los rostros sin sonrisas de los recién llegados.

Museo inmigrantes

Aún si no hubiera nada, el museo guarda la tristeza de los expatriados, el dolor, la melancolía, la incertidumbre y también la esperanza de quienes pasaron por allí. 

Al finalizar la recorrida, se puede consultar qué día y en qué buque llegaron los familiares que, luego, le dieron a la Argentina su sudor, sus descendencia y la hicieron grande. Queda en Av. Antártida Argentina al 1300 (Retiro) y se recomienda llevar pañuelitos descartables.

Museo inmigrantes

Hay otro sitio cultural con “plus” y,  afortunadamente, también reabrió sus puertas. Es el Museo Fotográfico Simik. 

Museos Simik

Es otro café notable de la Ciudad y fue declarado de Interés Cultural por la Legislatura porteña por sus aportes a la conservación del patrimonio.

Museos Simik

Está repleto de vitrinas con objetos relacionados con la historia de la fotografía. Van a poder ver desde un visor de imágenes estereoscópicas de fines del  siglo XIX “Made in France” hasta cámaras de cajón,  de estudio,  portátiles, de madera y con fuelle.

 

Se exhiben también daguerrotipos, rollos, trípodes, fotos antiguas e, incluso, accesorios de cámaras mas recientes que, a los mayores de cuarenta años se les va a piantar un lagrimón.

 

-“¡Esta la tuve! ¡Está está en la casa de mis viejos!”, se escucha cada tanto.


Museos Simik

¿Por qué digo que tiene yapa? Porque no sólo se puede aprender sobre el origen y la evolución de la fotografía sino que en una de sus mesas se puede tomar el mejor café con leche. El Simik es un Bar-Palacio-Museo y queda en Federico Lacroze 3901.

Definitivamente, dos museos con valor agregado súper recomendados para ir este fin de semana.Museos Simik

Dejá tu comentario