DOLAR
OFICIAL $98.10
COMPRA
$104.10
VENTA
BLUE $182.00
COMPRA
$185.00
VENTA

Chano no agredió a nadie, fin de la cuestión

Esta semana declaro la madre de Chano y su pareja, y fueron contundentes. Chano no agredió a nadie, con lo cual el policía será condenado y el psiquiatra seguramente despedido.


La semana pasada les conté cómo fue el episodio del músico, según el relato del policía, en el informe que elevo a la Superioridad por el incidente. Amendolara, el policía en cuestión, se sintió amenazado y disparó para reducir al rocker que se encontraba armado, con un largo cuchillo, de esos que se usan para cortar el pan y hacer sándwich de miga.

Textualmente dijo el efectivo policial, “…quise retroceder. Mientras, le decía que se tranquilizara, en un momento me choqué con pared y no tuve más remedio que disparar para protegerme” (sic).

El día jueves, se presentaron a declarar la madre del músico y su pareja, y luego de dos largas y tensas horas de testimoniar, esta es la conclusión: Chano no agredió a nadie… Con lo cual la hipótesis del policía y su defensor, trastabilla y seguramente en estos momentos estarán tratando de ver qué decir cuando sea citado a declarar.

A Usted le parecerá muy prematura y apresurada mi conclusión, pero alguien no cuenta todo lo que pasó, por temor o por error. El policía se excedió, nunca debió haber disparado, tenía que haber informado a sus superiores y éstos llamar a los médicos o policías especializados en estas situaciones. 

Ya escucharemos al defensor del efectivo policial tratando de explicar lo que pasó, y lo que sucedió es muy sencillo: el policía no supo qué hacer. Se excedió, se equivocó. 

Esperemos que el consorte de desgracia que se sumó al dúo Amendolara y el Dr. Soto, el ex policia Chocobar, no trate de ayudarlo. El tiempo y el juicio oral harán lo suyo. Por lo pronto, y a modo de aporte, para estas situaciones recomiendo la lectura del Art. 41 del Código Civil y Comercial, que habla cómo hay que hacer para internar a una persona.

El resto de lo que escuché, es un lindo verso. Que los jueces no quieren, que la ley es mala y demás cuestiones, y en este sentido la ley es muy clara: el enfermo debe ser evaluado por un equipo interdisciplinario y que señalen los motivos que justifican la posible intervención, teniendo en cuenta la existencia de riesgos para sí o para terceros. No es muy complicado, y para una persona con una muy buena prepaga es más sencillo.
Una vez ordenada la internación, el enfermo deberá ser evaluado periódicamente, para saber su evolución.

Una vez más, el Estado ausente, que miró para otro lado cuando debió haber intervenido con Médicos y no con un móvil policial con jóvenes inexpertos y mal preparados policías. Quiera Dios que la lección sea aprendida, pero lo dudo, nunca aprendemos.

Dejá tu comentario