DOLAR HOY: COMPRA $56.60 VENTA $60.69

Caso Eugenio Veppo: el juego de las coincidencias

Por José Luis Ferrari. Prometí no hablar más de la causa y cumplo, pero si he de referirme al juego de las coincidencias, que hicieron posible esta tragedia y que no son para cargarle más culpas al conductor del auto.

eugenia veppo

En este abordaje, sin buscarlo, me tocó ser uno los protagonistas. Esta semana se inició con la entrega de Eugenio Veppo, quien se presentó ante la justicia, después de haber protagonizado un terrible accidente de tránsito. De la causa se habló y mucho, hasta aparecieron muchos (y no sabía que hubiera tantos) especialistas en Dolo Eventual, figura más que discutida, y que tal vez el que mejor la conoce es el Dr. Adrián Tenca, pero jamás emitió opinión al respecto.

Prometí no hablar más de la causa y cumplo con mis promesas, pero si he de referirme al juego de las coincidencias, que hicieron posible esta tragedia y que no son para cargarle más culpas al conductor del auto.

Quien escribe esta columna, el día jueves, anterior al desgraciado accidente, venía circulando por Av. Córdoba, y luego de cruzar Medrano, sobrepaso (por la izquierda) a un viejo rastrojero, con mejor pasado que presente y que venía perdiendo a su paso, cartones y diarios, y al hacer la maniobra de sobrepaso, me topo con un operativo vehicular sobre la senda vehicular. Este puesto de control, peligroso y temerario, me permitió visualizar algo, y que fue antecedente del accidente de Av. Figueroa Alcorta, quien les cuenta esta crónica, tal vez, por edad y responsabilidad, circulaba a escasa velocidad, pero el operativo estaba fijado en la calle y era solamente un cono naranja de escaso metro de altura y dos jóvenes que luchaban por taparse por el frío reinante, pero les aseguro que no era difícil embestir al personal, que se encontraba controlando en la calle. Nada de lo que relata esta crónica le resta importancia a la conducta del conductor, pero les aseguro, que en los países del primer mundo los operativos de control de efectúan de otra manera, y con otras precauciones, que de haberlas hecho cumplir los responsables del operativo, con seguridad solo estaríamos hablando de un automovilista que circulaba a muy alta velocidad por una avenida de la Ciudad de Buenos Aires. Por las dudas va un consejo señor conductor, tenga cuidado que los controles de tránsito se esconden donde menos Ud. se lo espera.

Dejá tu comentario