DOLAR
OFICIAL $166.01
COMPRA
$174.01
VENTA
BLUE $313.00
COMPRA
$317.00
VENTA

Caso Ángeles Rawson: van cayendo los mentirosos

La Cámara Nacional de Casación Penal, confirmó la condena de Cecilio Saettone, a cuatro años de prisión por falso testimonio agravado. Es el primo de Diana, la esposa de Mangeri, y suboficial mayor retirado de la policía bonaerense.

Este viernes la Cámara de Casación confirmó la condena impuesta a Cecilio Saettone. Usted dirá ¿por qué? Por tratar de ayudar a Mangeri y se sospecha que tal vez, haya sido él, quien le dio el consejo, de que había sido torturado por la policía la noche de su frustrada declaración como testigo, que terminó siendo su imputación y el final de una novela mal inventada.

Podemos sospechar que fue también quien le sugirió esconder los arañazos que tenía en el cuerpo con quemaduras, lesiones que contó que se las había hecho al pintar su departamento (salvo que el hombre pintara desnudo) y que cuando se cayó, los clavitos de la pared lo lastimaron. Un verso malo y barato, pero trato de justificarse diciendo que esto, se lo habían sugerido sus abogados de entonces, abogados que a la hora de inventar, seguro hubieran encontrado mejores versiones.

Alguna fuente del TOC 1, que fue quien lo condenó manifestó, que aún no decidió ordenar la detención de Saettone, esperando que su defensa apele a la Corte Suprema de Justicia de la Nación.  

Esta causa se inició en el juicio oral de Ángeles Rawson en el año 2015, cuando el ahora condenado, se presentó a declarar, y ante las contradicciones el fiscal pidió su inmediata detención, cosa que no avalo el tribunal. Pero si ordeno que se lo investigara, la mentira llegó a su fin. Según la acusación de la fiscalía, el primo Cecilio, mintió en dos ocasiones. La primera en el año 2013 ante el Juez de instrucción y en 2015 ante el TOC 9, y concretamente el hecho es que dijo, que tuvo un breve encuentro con Mangeri, el 14 de junio de 2013, en la zona de Pacheco, donde Cecilio trabaja como seguridad de la fábrica de automóviles Ford, unas horas antes que terminara detenido por el crimen de Ángeles. Según lo que contó el policía, dijo que Mangeri le preguntó qué haría si tuviera algo que ver con el crimen de Ángeles, a lo que, el buen suboficial de policía le contestó: “… te meto preso…”, paradojas de la vida, ambos terminan presos.  

El policía, dijo que el encuentro con el portero había durado 15 o 20 minutos, pero según los registros de la tarjeta SUBE de Mangeri, la reunión duró, cuanto menos, dos horas. Aparte otra de las mentiras fue que el experimentado policía dijo no haber visto las lastimaduras que tenía Mangeri, pero como estuvieron cara a cara, era imposible no ver el arañazo, producido por la víctima al defenderse, que tenía este en la cara. Con lo cual, según los acusadores, el primo Cecilio se presentó a declarar, para mejorar la situación del marido de su querida prima Dianita Saettone la esposa del portero. Por las dudas, si le piden salir de testigo le aconsejo que lo piense bien, no sea cosa que termine preso…

Dejá tu comentario