DOLAR
OFICIAL $166.01
COMPRA
$174.01
VENTA
BLUE $313.00
COMPRA
$317.00
VENTA

A horas de su vuelta, Mirtha Legrand habló de todo: Cristina Kirchner, la Reina Isabel y si invitaría a Alberto Fernández

“La Chiqui” estuvo en Telenoche y reveló sus expectativas de cara a su esperado regreso a la televisión. La preocupación por el odio entre los argentinos y la emoción por el amor de su público.

Ya empezó la cuenta regresiva para el regreso de Mirtha Legrand a la televisión argentina. Será la temporada número 54 de sus programas, que con diferentes nombres pero con su inconfundible estilo se convirtieron un clásico de la pantalla chica. Y será especial este año, porque es su vuelta formal a la conducción luego de dos años y medio, un parate que impuso la pandemia y que llegará a su fin el próximo sábado a las 21.30, cuando la inconfundible melodía de sus programas sonará en la pantalla de El Trece.

Para calentar motores de cara al regreso, “la Chiqui” habló con Diego Leuco y Luciana Geuna en un bloque especial de “Telenoche” (El Trece). Empezó contando cómo había transitado los meses más duros del encierro, donde estuvo 300 días sin salir de su casa. Por indicación médica, evitó pasar mucho tiempo en la cama, y pasaba el tiempo mirando televisión y haciendo gimnasia. Y reveló que le cambió la voz con la pandemia, por lo que tuvo que recurrir a un curioso ejercicio “Las cuerdas vocales son un músculo, y no las usaba. La foniatra me dijo que cante. Y no sabía que cantar, y se me ocurrió el “Himno Nacional Argentino”. Lo cantaba con voz grave y aguda”, señaló entre risas, mientras entonaba las respectivas versiones de la canción patria.

Siempre atenta a la actualidad, manifestó su preocupación por los incendios que afectan a la ciudad de Rosario y habló del atentado que sufrió semanas atrás Cristina Kirchner cuando llegaba a su domicilio. “Yo estaba viendo televisión y vi a la persona cuando apuntaba. Ella se agachó a levantar algo del suelo y se fue sonriendo, creo que no se dio cuenta. Fue terrible para ella, un horror, y no se sabe por qué. Es ridículo lo que está pasando, pero pasó”, afirmó.

“¿Cómo sentís la tensión y la crispación en Argentina?”, preguntó Geuna. “Estamos viviendo momentos muy duros, estoy asustada, tengo miedo al enfrentamiento entre argentinos”, admitió, y expresó su deseo para que la situación mejore. “Quiero que se tranquilice, que haya paz, orden, que nos queramos un poco más aunque el otro opine distinto. En este sentido, realizó una autocrítica respecto al rol de los medios. “Percibo que el que no opina como vos te odia, te destruye, te hace daño. ¡Déjenme pensar como yo quiero! No se ofendan la televisión también es un poco responsable y yo también me incluyo”.

Durante la entrevista, Mirtha se prestó al juego periodístico y contestó qué le preguntaría a Cristina si la tuviera en la mesa. “Si es una mujer feliz, si tiene una buena relación con sus hijos, cómo está la salud de su hija que no supimos más”, enumeró. “Irías por lo humano”, infirió Leuco. “Sí, ella también debe sufrir, no es fácil la tarea que tiene”, estimó.

También aseguró que va a plantear una mesa abierta y no va a tener pruritos en elegir sus invitados. Y reveló un hecho puntual vinculado al presidente Alberto Fernández: “Cuando empecé el ciclo que terminó hace dos años y pico, yo misma lo llamé para invitarlo y me dijo ‘Mirtha, espéreme un poco’. Lo noté dudoso, me di cuenta que no quería venir”. “¿Ahora lo invitarías?”, indagó Geuna: “No”, respondió la conductora, tajante y con una sonrisa.

Hacia el final de la nota, Mirtha fue consultada por la muerte de la Reina Isabel II y la catarata de memes respecto a la longevidad de ambas. “¡Qué pesado que fue!”, exclamó la Chiqui con naturalidad, y se refirió a si le molestaban las comparaciones. “Mientras no me traten mal, lo tomo bien, pero si dicen alguna maldad, no. Los años hay que respetarlos. A la Reina la seguí desde que empezó su reinado. Y me crie con ella”, reflexionó. Y cuando Leuco la consultó sobre si pensaba en la muerte, señaló: “Yo soy grande y pienso. Extraño a mis seres queridos, pero trato de sacarlo de mi cabeza. Adoro la vida, me gusta con sinsabores, así que ahora salgo a los teatros que me encanta, voy a comer, y me vuelven loca pidiéndome que vuelva”, afirmó.

Para finalizar, le dedicó unas palabras a ese público que la espera con ansias. “No le voy a pedir que nos vea, porque es ridículo, la gente ve lo que quiere. Les digo que estoy con mucho entusiasmo y quiero me miren con ojos cariñosos, con amor. Yo busco el cariño de la gente que me rodea y doy amor también”, señaló emocionada. Y cerró con una lista de deseos: “Es una ilusión volver. No es fácil pero lo voy a hacer con toda mi alma y todo mi corazón. Voy a tratar que los invitados estén cómodos, que salga bien el programa y que tengamos buena audiencia”.

Dejá tu comentario