DOLAR
OFICIAL $143.78
COMPRA
$151.78
VENTA
BLUE $282.00
COMPRA
$285.00
VENTA

Un fiscal que asesinó a su esposa en un macabro ritual: “Su cuerpo no tenía ni una gota de sangre”

El forense logró recolectar solo 25 mililitros de sangre del cuerpo de la víctima, cuando lo normal hubiera sido al menos 5 litros

Un brutal femicidio cometido por un fiscal ocurrió en Brasil cuando el acusado asesinó a su esposa en lo que se sospecha fue un macabro ritual: los médicos forenses que estudiaron el cuerpo de la víctima concluyeron que no tenía “ni una gota de sangre”.


Lorenza de Pinho (41) fue asesinada por su esposo el pasado 2 de abril en su departamento de Belo Horizonte, pero las circunstancias de la muerte todavía no fueron descifradas por los investigadores. El autor del crimen, el fiscal André Luiz de Pinho, se encuentra en prisión desde el 4 de abril.


La sospecha de que el crimen fue parte de un ritual macabro surgió porque el informe de la autopsia reportó falta de sangre en el cuerpo de la víctima. El forense logró recolectar solo 25 mililitros de sangre para su análisis.


“Una mujer de peso normal tiene un promedio de 5 o 5 litros y medio de sangre en su cuerpo”, explicó el forense Marcelo Mares Castro.


La investigación encontró en la agenda del fiscal dos contactos de cursos de tanatopraxia, una técnica para la conservación de cadáveres, basada en el intercambio de sangre por sustancias sintéticas. En su testimonio ante la Justicia, André de Pinho negó haber realizado los cursos.


De Pinho fue denunciado por femicidio junto con dos médicos que firmaron un certificado de defunción falso para protegerlo.


El Ministerio Público (MP) dio detalles sobre lo ocurrido en el departamento donde vivía la pareja, en el barrio Buritis, en Belo Horizonte. Según documentos y testimonios, entre la noche del 1 y la madrugada del 2 de abril, André envenenó a Lorenza, con quien estaba casado hace más de 20 años y tenía 5 hijos, y luego la hizo beber cachaça para que la mezcla entre la medicación y el alcohol la llevara a la muerte.


Como la cantidad ingerida no fue suficiente, el fiscal la ahorcó con sus propias manos. Después de eso, llamó a un hospital y pidió ayuda. El médico que llegó al lugar encontró a Lorenza en una rigidez cadavérica, según la denuncia.


Sin embargo, manifestó en el expediente médico que el cuerpo de la víctima tenía actividad eléctrica, aunque sin pulso. La investigación encontró que la información era falsa, ya que el médico no contaba con el equipo para realizar el diagnóstico.


Según el MP, el médico también mintió al describir que la víctima se habría atragantado con su propio vómito. Tanto el asesino como su cómplice contactaron a un segundo médico para avalar la farsa y permitir que el cuerpo de Lorenza sea incinerado para ocultar pruebas.


La cremación se llevaría a cabo el mismo día, pero se impidió después de que un delegado sospechara que podría haber habido un homicidio. El policía exigió que el cuerpo de Lorenza se sometiera a una necropsia y, días después, los resultados de las pruebas confirmaron el asesinato.


Además del femicidio, el fiscal será responsable de exponer a sus hijos -niños pequeños- a riesgo, ya que un revólver de su propiedad fue encontrado en un armario de la casa, cargado y al alcance de los menores.


El caso ganó prominencia en los medios de todo el país porque el fiscal André de Pinho jugó un papel decisivo en la estrategia de silenciar a los oponentes del candidato Aécio Neves en las elecciones presidenciales de 2014.

Dejá tu comentario