DOLAR
OFICIAL $135.37
COMPRA
$141.37
VENTA
BLUE $290.00
COMPRA
$295.00
VENTA

"Tenia ganas de tener un hijo varon"

* Por Carlos Cervetto.Juliana Awada, mamá en octubre. Se la veía venir, pero la confirmación siempre se hacía negar. Era una noticia que venía madurando y que, inevitablemente, conducía a un único desenlace.

El fin de semana sonó con fuerza, hasta que Mauricio Macri (52) despejó todas las dudas el lunes a la mañana. En diálogo radial con el periodista Jorge Rial (49), el jefe de Gobierno porteño reconoció que su mujer transita la dulce espera. "Estoy en una etapa de amor que se consolida con la llegada de un nuevo hijo", dijo Mauricio, padre de Agustina (28), Gimena (21) y Francisco (18), y a quien se le cumplieron sus deseos de volver a tener un varón: "El fin de semana tuve la fotito de la ecografía que demuestra que es un tigre. Me siento muy bien, en lo personal estoy en mi mejor momento". Y se quejó de que la información se haya filtrado antes de poder anunciárselo a los suyos: "No teníamos ansiedad por comunicarlo, pero hay gente que se entera no se sabe cómo. Es muy feo verlo publicado, porque uno pretendía hacer una reunión familiar y ya había salido en todos lados".

Feliz por donde se lo mirara, Mauricio se siguió refiriendo al hijo que llegará en octubre, época en la que se celebrarán las elecciones presidenciales. "Estoy en política para que la gente sea feliz, y si yo no estoy feliz no puedo ayudar a la gente. La llegada de un nuevo hijo es algo maravilloso, te da fortaleza", argumentó MM, recién llegado de Santa Fe y horas antes de viajar a Washington y París. En la capital francesa tiene previsto encontrase con su mujer, Juliana Awada (36), aunque los hechos ponen en duda ahora que la empresaria textil emprenda el viaje. Embarazada de siete semanas, los médicos le habrían aconsejado no volar, una decisión que analiza junto a su marido.

Al borde de los 37, Juliana también había manifestado que le encantaría tener un varón. Madre de Valentina (8), su hija con el empresario belga Bruno Barbier, cumplirá su anhelo casi un año despues de casarse. "Un hijo llega cuando Dios lo dispone", le dijo a la La Nación en octubre del año pasado, cuando empezaban a sonar los primeros rumores de embarazo. Y en esa misma entrevista confesaba sus verdaderos intereses al lado de Mauricio: "Tengo un proyecto de pareja y de matrimonio, porque nos amamos y queremos formar una familia juntos". Anhelos convertidos en realidad y que delatan las convicciones de una mujer con chances de ser futura primera dama.

Orgullosa de su familia, Juliana es uno
de los cinco hijos de Abraham Awada (87) y Elsa Esther Baker (74), más conocida como "Pomi". Su infancia transcurrió en Villa Ballester, donde se crió junto a sus cuatro hermanos: Daniel, Zoraida, Alejandro y Leila.

De chica se mudó a Libertador y Matienzo, estudió en el colegio Chester, de Belgrano, y se fue a Inglaterra a estudiar diseño Una experiencia efímera que derivó en su incorporación a la empresa familiar, con tan sólo 18 años Cinco años después, a los 23, se casó por primera vez, pero ese matrimonio duró muy poco Después conoció a Barbier, su hombre durante una década y padre de su hija "El fue mi otra pareja importante Me llevo bárbaro, es un papá superpresente", destacó De Bruno se separó a fines de 2009, y en febrero de 2010 comenzó a verse con Mauricio Un vínculo que en noviembre se cristalizó en casamiento

Amante del golf y con paladar de exquisita gourmet, Juliana estudió cocina con Alicia Berger París es su ciudad preferida, le gusta mucho leer y no mira televisión Le encantan el arte y las flores, tanto como ir los domingos a San Telmo para comprar antigüedades Y se describe como muy simple para vestirse: "Priorizo estar cómoda, me gusta la ropa vintage Me pongo lo que creo está acorde con mi estilo Por ejemplo, un buen par de jeans, una camisa blanca, un vestido negro, buena sastrería Y un buen par de zapatos Siempre que viajo me compro un par, me encantan los de Miu-Miu, Prada y Loboutin" Gustos y perfiles de una mujer a quien no le gusta mezclar lo familiar con lo político Pero que nadie le quita el sueño de vivir un octubre inolvidable.