DOLAR
OFICIAL $143.78
COMPRA
$151.78
VENTA
BLUE $282.00
COMPRA
$285.00
VENTA

Seguidilla de muertes de bebés en Córdoba 

En el Hospital Materno Neonatal Ramón Carrillo de Córdoba, donde una seguidilla de muertes de recién nacidos que eran alumbrados sanos y horas después fallecían misteriosamente, encendió las alertas. La justicia ya conoce las causas y se sospecha del personal del centro asistencial.


Una seguidilla de muertes de bebés que ocurrieron entre marzo y junio de este año encendió las alertas. Se trataba de madres con embarazos normales y bebés sanos que, durante las primeras 24 horas de vida, desmejoraban y morían. Una nena que sobrevivió presentó similares síntomas a los niños fallecidos y respondiendo al tratamiento dio la pista de lo que venía pasando.  

Los análisis que se le practicaron a la beba dieron como resultado una fuerte presencia de potasio en sangre. Tal conclusión, motivó que se practicaran dos autopsias sobre los bebés fallecidos y el resultado fue el mismo: exceso de Potasio. Así se concluyó que ésta fue la causa de muerte. 

Ahora, la investigación debe desentrañar quién llevó adelante estas conductas, si fueron por negligencia o por una acción intencional. Me inclino por lo primero: error e impericia. 

Se sabe quién inyecto la sustancia letal, y es la enfermera Brenda Agüero de 27 años, una trabajadora con muy buen concepto laboral, que trabaja en el Hospital desde noviembre de 2020, y fue catalogada por sus compañeros “como muy trabajadora, siempre bien predispuesta, diligente, y dotada de una gran pericia para la profesión”.  
Los bebés al nacer, reciben tres vacunas: la de hepatitis B, la BCG y la vitamina K, los investigadores encontraron un cuarto pinchazo que habría sido practicado por la enfermera, que fue detenida ayer en Rio Cevallos e imputada de homicidio agravado por procedimiento insidioso. De ser condenada, de seguro, la pena, será prisión perpetua. 

El fiscal de la causa el Dr. Raúl Garzón, acusó también a tres ex directivos del centro asistencial, entre quienes se encuentra la ex directora Liliana Asís. Formalmente la Directora del Hospital, el jefe del Departamento de Neonatología y la jefa del referido servicio se encuentran acusados de Omisión de los Deberes de Funcionario Público.

La fiscalía designó al abogado Eduardo Caeiro como representante legal de los menores fallecidos y de los sobrevivientes.  Se realizó este nombramiento en el mismo momento que fue rechazada la solicitud de la Provincia de ser tenida como querellante. Algo llamativo, el nombrado representante, controlará la investigación como así también la actuación de los jueces en las distintas instancias aún sin conocer la totalidad de la investigación. El nombrado representante, muy suelto de cuerpo declaro: que apoya la investigación (sic).  Me parce muy raro que una enfermera pueda llevar adelante tal práctica, como así también el suministro de la sustancia cuestionada.

Los recién nacidos son controlados siempre  por médicos y lo más llamativo fue que ninguno ordenara la realización de análisis. Y que, de haberlo hecho, no se hayan percatado de la sustancia. Lo más raro es que ante la semejante reiteración  de muertes ninguna autoridad haya sospechado que algo pasaba.

Dejá tu comentario