DOLAR
OFICIAL $98.59
COMPRA
$104.59
VENTA
BLUE $183.00
COMPRA
$186.00
VENTA

Parten dos aviones de Aerolíneas hacia Rusia para buscar cerca de un millón de dosis de la vacuna Sputnik V

Esta tarde partirán dos vuelos de Aerolíneas Argentinas rumbo a Moscú. Se acrecienta el stock de vacunas disponibles.

El gobierno nacional busca dejar atrás definitivamente el escándalo del vacunatorio vip con noticias positivas. Ayer, el presidente Alberto Fernández había anunciado que en los próximos días llegarían más vacunas contra el coronavirus a la Argentina. Este viernes se conocieron los detalles: fuentes oficiales adelantaron que en las próximas horas partirán dos vuelos de Aerolíneas Argentinas para buscar nuevas dosis.

Si bien todavía el Gobierno está definiendo detalles del operativo, fuentes oficiales aseguraron que se trata del cargamento más grande desde que se firmó el acuerdo con el Instituto Gamaleya y el Fondo de Inversión ruso (en diciembre del año pasado y que incluirá 2 millones de dosis). Sería para traer cerca de un millón de dosis, que llegarían el domingo.

Hasta el momento, en los cuatro vuelos anteriores, el total de vacunas provenientes de Moscú llegó a 1.220.000 dosis. A esa cifra se les deben agregar otras 580.000 que arribaron desde la India desarrolladas por Astrazeneca y la Universidad de Oxford y otras 904.000 de las vacunas chinas del laboratorio Sinopharm que llegaron a Ezeiza el jueves por la noche y que sumarán un total de 1 millón con otro envío de 96 mil dosis más en un vuelo comercial este domingo proveniente de Beijing.

De no haber cambios de último momento, el primer vuelo hacia la capital rusa partirá alrededor de las 21. Una hora más tarde despegará un segundo avión. Ambos regresarán la noche del domingo. Aerolíneas Argentinas acondiciona sus aeronaves quitándoles asientos lo que permite ampliar la capacidad de carga. Las Sputnik V necesitan ser conservadas en unos contenedores especiales llamados thermobox con hielo seco o hielo en gel a una temperatura de entre 18 y 20 grados bajo cero.

Esta mañana, el Poder Ejecutivo recibió otra novedad que le permite empezar a modificar la agenda pública: el laboratorio Richmond anunció un acuerdo preliminar para empezar a producir los componentes en el país. Así se lo confirmó a Infobae el presidente de esa empresa, Marcelo Figueiras. Richmond suscribió un convenio de cooperación científica con el Fondo soberano Ruso de inversión y con la participación de Hetero Labs Limited, una compañía establecida en la República de la India y con la cual Richmond posee una alianza estratégica hace más de 25 años.

La llegada de dos millones de dosis de la Sputnik V se producirá tras las gestiones que realizó la asesora presidencial Cecilia Nicolini, quien viajó hace una semana a Moscú, ante la demora en las entregas de las vacunas que Rusia fabrica en su país pero también con laboratorios asociados en India y en Corea del Sur, por ejemplo.

De ese viaje también iba a participar Carla Vizzotti, quien por entonces se desempeñaba en la Secretaría de Acceso a la Salud. Pero el viernes, cuando el periodista Horacio Verbistky reconoció que había sido vacunado en forma privilegiada en el Ministerio de Salud por sugerencia de Ginés González García, estalló un escándalo que salpicó la credibilidad del Gobierno sobre el plan de vacunación y terminó provocando el desplazamiento casi inmediato del ministro. A Vizzotti la nombraron a las pocas horas en su reemplazo y por eso no pudo viajar a la capital rusa para intermediar en las negociaciones que quedaron a cargo de Nicolini.

En el Gobierno subrayan que la conversación que mantuvieron Alberto Fernández y el presidente ruso Vladimir Putin por videoconferencia el 5 de febrero pasado también sirvió para destrabar la situación.

La desconfianza sobre la efectividad de la Sputnik V fue muy grande cuando Fernández decidió apostar por ella. Pero luego de que Hungría cerrara un acuerdo con el Fondo soberano ruso de inversión y de que los resultados de la Fase 3 aparecieran en la prestigiosa revista científica The Lancet los rusos debieron aumentar considerablemente la producción de la vacuna debido a una gran demanda mundial (ayer Honduras se transformó en el trigesimosexto país que acepta su utilización) y empezaron con el atraso en las entregas.

Hace un par de días, la ministra Vizzotti decidió implementar un Monitor público para que la población sepa cuántas vacunas se llevan aplicadas. Según las cifras publicadas allí, hasta ayer de las 1.700.000 dosis que se habían distribuido solamente figuraban 829.832 como aplicadas lo que denota un atraso en el cronograma establecido y en la carga de datos. Con la llegada del millón de vacunas de Sinopharm el Gobierno empezó a inmunizar al personal docente para que se asegure mayor presencialidad en las clases. Ahora, con la Sputnik se avanzaría la población mayor de 60 años con enfermedades de base.

Dejá tu comentario