DOLAR
OFICIAL $65.22
COMPRA
$70.22
VENTA
BLUE $118.00
COMPRA
$128.00
VENTA

La muerte de Fernando: la aparición de un testigo estrella

“La justicia argentina tiene una enorme cantidad de pruebas para juzgar a una persona y no obstante inventa otras y testigos”.

Hablaba con mi amigo, el doctor Adrián Tenca y me hizo una reflexión que me da vueltas por la cabeza: “La justicia argentina tiene una enorme cantidad de pruebas para juzgar a una persona y no obstante inventa otras y testigos”.

Por ejemplo, la “causa de los cuadernos” tenía causas que investigaban ciertos desmanejos del poder de turno  pero necesitaban más y, entonces, aparece Oscar Centeno, el remisero que “vio” a Cristina en pijama cargando bolsos con plata.

Ahora con los rugbiers aparece espontáneamente el “testigo T”, un hombre oriundo de La Plata y que hace un relato muy minucioso. Hasta me animaría a decir que es un relato cinematográfico. Esto llamó la atención del abogado Hugo Tomei, defensor de los imputados. ¿Qué advirtió? Una cuestión que es habitual en las causas que patrocina Fernando Burlando, la aparición de testigos estrella.

A modo de recuerdo, en el cuádruple homicidio de La Plata, apareció un remisero que decía haber visto al “Karateca” Martínez en la escena del crimen. El “Karateca” fue absuelto y el remisero es investigado por el posible delito de falso testimonio.

¿De qué trabaja el testigo estrella? Taxista. Esto despertó la sospecha del defensor. Con lo cual decidió que sus clientes declaren próximamente. Se sospecha que sea un testigo plantado y, si así fuera, se abriría otra etapa en esta causa.

Es un homicidio que ha despertado el interés general. La condena popular ya juzgo a los rugbiers: son culpables.

Después deberemos esperar que determina la Justicia, qué hizo cada uno y qué pena le corresponde para el caso que no sea prisión perpetua, circunstancia nada descabellada de pensar en el futuro.

Por si fuera poco habló Thomsen padre. Lo primero que hizo es pedir disculpas a la familia de Fernando y luego quiso explicar que su hijo no quiso asesinar a nadie. Molesto con las preguntas de los periodistas, de gorra y anteojos, no puede ocultar que un hombre de pocas pulgas. Y esto me recuerda algo que me enseñó un viejo medico amigo: los hijos son el producto de los que ven en su casa. Es sólo una reflexión.

La causa avanza. Muchos interesados en declarar, un testigo estrella, muchas incidencias para una causa que despertó el interés general y un abogado defensor (desbordado por la cantidad de tarea que tiene que hacer) advirtió que algo no está bien. Sí esto abrirá la puerta para que salgan los rugbiers no lo creo posible pero si aparece un testigo plantado seguro será un escándalo. El tiempo dirá si estoy en la senda correcta.

Dejá tu comentario