DOLAR
OFICIAL $59.03
COMPRA
$64.03
VENTA
BLUE $74.50
COMPRA
$78.50
VENTA

Inseguridad a pleno: más del 80% de los argentinos tiene miedo de ser asaltado

Algunos la llaman sensación, otros (la mayoría) realmente vive sabiendo que en cualquier momento puede ser víctima de la inseguridad. La UCA hizo una encuesta sobre el tema y se vieron números asombrosos.

La llamada sensación de inseguridad es medida por encuestas y sostenida por la realidad. El sondeo realizado por el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina determinó, además, que esa inquietud de la sociedad se alimenta de situaciones concretas, con una cantidad cada vez mayor de personas que sufrieron robos.

Si bien esa sensación de inseguridad evidenció una pequeña disminución entre las mediciones de 2010 y 2011, es visible el incremento entre el 72,5 por ciento señalado en la encuesta de la UCA de 2007 y el 82,2 por ciento que marcan las cifras de la última encuesta. La muestra representa la situación en la región metropolitana y en 17 ciudades importantes del país, a partir de los datos obtenidos en 5712 hogares.

"El problema de la inseguridad se agrava a pesar de las mejoras económicas experimentadas en los últimos años", se analizó en el documento de la Encuesta de la Deuda Social Argentina de la UCA.

Más allá de la consolidada idea de que todos están en potencial riesgo con el delito, los hechos concretos que afectaron directamente a las personas siguen con una tendencia ascendente. Del 24,6 por ciento que informó en 2007 haber sido víctima de malhechores se pasó al 29,3 por ciento en 2011.

Queda en claro que el delito no parece estar en una etapa de repliegue, ya que los datos obtenidos por el sondeo de 2011 se refieren sólo a los sucesos ocurridos en los seis meses anteriores a la entrevista y, en consecuencia, no tienen relación con los eventos apuntados en anteriores encuestas.

La percepción de peligro empezó también a hacerse notar dentro de los hogares. Ya no sólo se manifestó el temor a ser asaltado en las calles o durante el tránsito por zonas inseguras, sino que en cuatro de cada diez hogares existe el miedo a recibir un ataque de delincuentes en la propia vivienda. La encuesta se realizó antes de que surgiese la actual moda de las "entraderas" en casas y departamentos, en especial en el área metropolitana.

Ese miedo a ser atracado en la vivienda crece entre los sectores de menor poder adquisitivo. Así se detalló que esa desconfianza sobre la seguridad personal en el entorno más cercano alcanza el 55,5 por ciento en hogares de villas o asentamientos precarios, desciende al 47,8 por ciento en viviendas de nivel socioeconómico bajo y se ubica en el 35,1 por ciento en los niveles medios, el sector que en estas últimas semanas fue golpeado por las llamadas entraderas.

"A pesar de que los sectores más carenciados son los que se encuentran en situación de mayor vulnerabilidad real o sustantiva frente a la delincuencia, ya que la mayoría de las veces la sufren en su ámbito residencial, son los de la escala socieconómica más alta, los que tienen estudios secundarios completos y habitantes de zonas con trazado urbano los que continúan registrando una mayor tasa de delito", se indicó en el análisis de la UCA.