DOLAR
OFICIAL $75.62
COMPRA
$80.62
VENTA
BLUE $140.00
COMPRA
$146.00
VENTA

¿Hasta cuándo los hechos de vandalismo en la ciudad?

Desde mutilar monumentos y esculturas hasta quemar automóviles, lo cierto es que los hechos delictivos menores crecen y nadie hace nada para detenerlos.

Por Luciano Frangi

@lucianofrangi

lfrangi@diarioveloz.com

 

Estamos ante la presencia de hechos de vandalismo tan simples como preocupantes. Desde la quema de autos de alta gama o pintadas en aerosol en los monumentos históricos nacionales, hasta mutilar las estatuas del inolvidable y entrañable Negro Olmedo, que está junto a Javier Portales en la intersección de las avenidas Corrientes y Uruguay, en pleno centro porteño, a cuatro cuadras del obelisco. Sí, leyó bien a cuatro cuadras.

¿No hay un policía durante la noche a tan pocos metros de un símbolo de la Ciudad de Buenos Aires? ¿Si no hay un policía nocturno en esa zona de frecuentes robos callejeros, dónde estarán entonces? ¿Quién nos cuida? ¿Quiénes nos cuidan?

 

La ineficiencia policial de la Federal y la Metropolitana es evidente. Todos sabemos que este tipo de hechos denominados "delitos de daño" no los realizan si hay presencia policial. Este tipo de hechos, como pintar en aerosol una escultura pública, se llevan a cabo cuando la zona está "libre", es decir sin ningún oficial presente. ¿Quién nos defiende entonces ante hechos de mayor envergadura?

Hace más de seis meses, los noticieros nos anuncian que hay una presunta banda que durante las noches incendia autos de alta gama, en los diferentes barrios de la ciudad. Pasando por Recoleta, Floresta, Colegiales, Palermo, Villa del Parque, Villa Urquiza y Villa Crespo, entre otros. Ya van 38 coches incendiados sólo en 2013.

Queda en evidencia que a la noche los civiles estamos indefensos, sin embargo a nadie parece importarle. Se jactan de tener todo monitoreado con cámaras de alta definición y que graban en 360 grados, pero ninguno de los 38 automóviles quemados quedó capturado por el lente de dichas grabadoras en el momento del ilícito excarcelable.

¿Existe esa banda de forajidos o esa banda de jóvenes anarquistas (como también se los denomina) que cometen hechos delictivos menores? ¿No será una manera policial de reclamar subas salariales? ¿No será otra interna de Nación-Ciudad o Federal-Metropolitana? Son interrogantes que se me pasan por la cabeza.

Es casual que en un año de elecciones donde hay mucho poder y dinero en juego, pasen hechos de mayor índole, como por ejemplo las batallas entre las barras bravas de los clubes, como pasó en Boca, en Tigre y en Gimnasia y Esgrima La Plata. Pero no quiero sumergirme en hechos que merecen otra nota, ya que hablamos de un tema que involucra mucho más que muertes.

La finalidad es saber si tenemos que limitarnos sólo a padecerlo, o lamentarnos por la enumeración de hechos delictivos menores que se prevendrían fácilmente.

Sino nos queda otra opción, ponernos a "malpensar" en que hay un trasfondo que no tiene ni una mínima luz de claridad
.