DOLAR
OFICIAL $85.87
COMPRA
$91.87
VENTA
BLUE $151.00
COMPRA
$156.00
VENTA

Ford dejará de fabricar en Brasil y el Ka no se venderá más en Argentina

La empresa automotriz anunció que en 2021 cerrará sus tres plantas en Brasil y dejará de producir la Ecosport y el Ford Ka.

Sorpresa en el mercado automotor: Ford anunció que cierra sus tres plantas en Brasil y deja de fabricar vehículos en ese país, donde producía la Ecosport y el Ka. 

La venta de esos modelos seguirá en el mercado local hasta agotar stock. Fuentes de Ford Argentina confirmaron que en el caso del Ka, el modelo luego se discontinuará, mientras que la Ecosport seguirá comercializándose en el país desde otras fuentes alternativas para atender a los clientes de Plan Ovalo principalmente.

Consultados sobre la cuestión arancelaria -ya que si el vehículo es producido fuera del Mercosur está gravado con un derecho de importación mayor-, en la empresa dijeron que eso es motivo de análisis y que en todo caso será una decisión estratégica.

Sin embargo, se espera que haya un impacto importante en el negocio de la automotriz en la Argentina. El año pasado, se vendieron en el mercado local 11.341 de la Ranger -sexto vehículo más vendido de 2020-, 10.217 unidades de Ford Ka -el octavo más vendido- y 7453 de Ecosport, según datos de la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara).

La firma confirmó, por otro lado, que seguirá con la producción de la camioneta Ford Ranger en su planta de Pacheco, luego de anunciar una inversión de US$580 millones a fines del año pasado.

Los planes de la automotriz, que está en plena reestructuración de sus activos en la región, es basar el portfolio en pick-ups, SUV y utilitarios, y lanzar nuevos vehículos conectados y eléctricos.

Según indicaron, "Ford Brasil cesará la producción en las plantas de Camaçari, Taubaté y Troller en 2021 dada la pandemia del Covid-19, que amplifica las persistentes capacidad ociosa y bajas ventas que resultaron en años de pérdidas significativas". Esto impactará en los 5000 puestos de trabajo de ese país.

En un comunicado, la automotriz estadounidense señaló que la producción cesará inmediatamente en las plantas de Camaçari y Taubaté, aunque continuará con la producción de algunas piezas por pocos meses para dar soporte a inventarios para atender el mercado de reposición. La planta de Troller en Horizonte continuará operando hasta el cuarto trimestre de 2021.

"Las operaciones de manufactura en la Argentina y Uruguay y las filiales de ventas en otros mercados de Sudamérica no se verán afectadas", indicaron.

Cerrar la producción en Brasil no será barato: la compañía prevé registrar cargos extraordinarios antes de impuestos de aproximadamente US$4100 millones, incluyendo US$2500 millones en 2020 y aproximadamente US$1600 millones en 2021. Estos cargos incluirán aproximadamente US$1600 millones de cargos no monetarios relacionados con la baja de ciertos créditos fiscales y con depreciaciones y amortizaciones aceleradas. Los cargos restantes de aproximadamente US$2500 millones serán pagados en efectivo principalmente en 2021 y son atribuibles a despidos, rescisiones, acuerdos y otros pagos.

Según dijeron, Ford comenzará inmediatamente a trabajar junto a sus sindicatos y otros actores clave asociados para desarrollar "un plan equitativo y balanceado" con el fin de mitigar los impactos de finalizar la producción.

"Con más de un siglo en Sudamérica y Brasil, sabemos que estas son acciones muy difíciles pero necesarias para crear un negocio saludable y sostenible", dijo Jim Farley, presidente y CEO de Ford, en un comunicado.

"Nos estamos moviendo hacia un modelo de negocio ágil y de estructura liviana cesando la producción en Brasil y atendiendo a los clientes con algunos de los mejores y más emocionantes vehículos de nuestro portafolio global. También aceleraremos la disponibilidad para nuestros clientes de los beneficios de la conectividad, electrificación y tecnologías autónomas para abordar de manera eficiente la necesidad de vehículos más amigables con el medio ambiente y seguros en el futuro", agregó.

Lyle Watters, presidente de Ford Sudamérica y Grupo de Mercados Internacionales, indicó que si bien introdujeron "servicios innovadores para los clientes" y redujeron costos, "la continuidad de un entorno económico desfavorable y la carga adicional de la pandemia dejaron en claro que era necesario mucho más para crear un futuro sostenible y rentable".

"Ford está evaluando activamente sus negocios en todo el mundo, incluyendo en Sudamérica, tomando decisiones y asignando capital de manera que avance el plan de Ford de lograr un EBIT ajustado del 8% generando consistentemente un flujo de caja fuerte. El plan de Ford prevé el desarrollo y la entrega de vehículos conectados de alta calidad y valor, con una participación cada vez mayor de vehículos eléctricos, y servicios que sean accesibles para un rango aún más amplio de clientes y rentables para Ford", agregaron en un comunicado.

"Quiero enfatizar que estamos comprometidos con la región a largo plazo y continuaremos ofreciendo a los clientes un amplio soporte en ventas, servicio y garantía. Esto es especialmente evidente al traer al mercado una robusta gama de emocionantes SUV, pickups y vehículos comerciales, conectados y electrificados, tanto de la región como de fuera de ella", concluyó Watters.

Dejá tu comentario