DOLAR
OFICIAL $69.71
COMPRA
$74.71
VENTA
BLUE $117.00
COMPRA
$127.00
VENTA

Es policía, le robaron, disparó catorce veces y mató a un ladrón: está detenido

Ocurrió en Lomas de Zamora. Lo habían asaltado en una parada de colectivos con un arma de juguete, aunque la defensa dice que era verdadera. Está detenido.

Eran las 6.15. El capitán de la DDI de San Isidro​ Juan Oscar Miranda (47), con 26 años como policía, estaba esperando en la parada de colectivos en Villa Albertina (Lomas de Zamora), para ir a su trabajo, cuando dos ladrones lo amenazaron y le robaron la mochila. Entonces los persiguió y disparó 14 veces: uno de los tiros dio en la espalda de Nicolás Da Silva (22), quien murió en el lugar.

Lo que los investigadores corroborarían más tarde complicó la situación del oficial, que quedó detenido. Primero, el delincuente muerto tenía una pistola de juguete. Segundo, el video de las cámaras de seguridad muestra cuando Miranda le tira por la espalda, pese a que el joven ya había arrojado la mochila en el piso.

La defensa del policía, a cargo de Martín Díaz, reclamó el arresto domiciliario para su cliente y sostuvo que el cómplice tenía un arma verdadera con la que tiró dos veces, mientras que la réplica "fue plantada" en la escena. "Él se defendió y sigue detenido, así es la Justicia", afirmó. El delincuente tenía antecedentes por robos e infracción a la ley de drogas. Ya lo conocían en la comisaría décima, donde había recuperado la libertad el 24 de abril.

"Mi cliente respondió con un medio similar al que estaba siendo agredido y solo impacta un disparo a más de 35 metros de distancia y en circunstancia de nocturnidad", aseguró el letrado.

Todavía estaba de noche el 19 de julio en la calle Homero, entre Elcano y Aguirre, cuando Miranda esperaba el colectivo para dirigirse a Puente de la Noria y, desde ese punto, a su trabajo en la DDI de San Isidro. Allí fue donde dos delincuentes lo amenazaron. "Lo agarraron de atrás y le pusieron un arma en la nuca", dijo Díaz. Luego le sacaron la mochila y el celular, pero el oficial se identificó y los ladrones comenzaron a huir.

Da Silva, que vivía con su abuela, recibió un impacto en la espalda y fue hallado muerto a 170 metros, tirado sobre las calle Voltaire al 3400, entre Elcano y Tartagal.

Según declaró su madre en sede judicial, se había ido de su casa por sus problemas de adicción a las drogas (marihuana, pastillas, paco y cocaína), que padecía desde los 11 años.

Por esta cuestión había estado internado en un centro de rehabilitación en Pilar. Cuando terminó el tratamiento, se fue a vivir con su abuela de 67 años. "No aceptaba los límites impuestos por mí", contó su mamá.

La última vez que lo había visto fue el 5 de julio. "Lo vi demacrado, flaco, perdido, como si estuviera consumiendo sustancias nuevamente", agregó.

La fiscal Silvina Estévez, de la UFI N° 4 de Lomas de Zamora, investiga si el policía actuó en exceso de legítima defensa. Es decir, si se trata de un caso de "gatillo fácil". Por ahora lo imputa por "homicidio simple en ocasión de ser víctima de robo agravado por arma de utilería".

Lo mantiene detenido en la misma seccional donde estuvo preso el asaltante. En la causa actúa también el juez de Garantías N° 8, Gabriel Vitale. Mientras tanto, el Ministerio de Seguridad bonaerense lo desafectó preventivamente de la fuerza.

Este viernes va a declarar un testigo que aseguró haber visto al cómplice del ladrón muerto ofreciendo en el barrio un revólver apto para el disparo, apenas dos horas después del hecho.

En las redes sociales, los amigos del ladrón lo despidieron y subieron mensajes en contra del policía. "Asco a la gorra, loco", escribieron. Uno de ellos posteó un mensaje por Facebook en el que señaló: "Te voy a extrañar, recuerdo en la esquina que estábamos re locos, re fumados, me decías que nunca ibas a dejar la delincuencia, que nunca te iba a pasar nada".

Según Díaz, el policía "se quedó en lugar del hecho, llamó tres veces al 911 y no tocó absolutamente nada, no plantó pruebas ni movió nada". Asimismo, remarcó: "A mi pupilo le dispararon al menos dos veces". Según dijo, "padece hipertensión y lo operaron el año pasado de úlcera, al tiempo que tiene cálculos en la vesícula y los riñones". De allí su requerimiento para que le concedan la domiciliaria.

Dejá tu comentario