DOLAR
OFICIAL $100.63
COMPRA
$106.63
VENTA
BLUE $196.50
COMPRA
$199.50
VENTA

El triste final de un kiosquero

Roberto Sabo tenía 48 años. El domingo pasado, fue ultimado en pleno centro de Ramos Mejía, por un delincuente baja estopa, Leandro Daniel Suarez, de 30 años, con un pasado lleno de problemas y sin futuro.


El domingo era un día tranquilo en Ramos, y más precisamente en Av. de Mayo al 800, a tres cuadras de la comisaría. Allí, fue ultimado de 4 balazos, y a una distancia aproximada de 30 cm, Roberto Sabo. Dos impactos en la cabeza y dos en el pecho, terminaron con la sacrificada vida del kiosquero, pero también terminaron con la vida de su familia.

El malviviente venía acompañado por su pareja, una adolescente de quince años que se había fugado de su casa, según las contradictorias explicaciones del padre de la joven y fría delincuente. Según fuentes de la investigación, el kiosquero le dijo al delincuente: “Para robarme, vas a tener que matarme”, a lo que la joven le dijo a su compañero, “MATALO”, y se fue a la puerta a ver que nadie viniera. Se escucharon los secos estampidos de los disparos, y los ladrones salieron corriendo, se metieron en un mercado chino a cambiarse de ropa, se hicieron de un auto para intentar escapar, con lo robado, unos 10 mil pesos.

Ya detenidos los malvivientes, Suarez se negó a declarar. Llorando le pidió al fiscal que no le pida perpetua y que quería suicidarse. Si se arrepintió, lo dudo. Pero sí estoy seguro de que no quiere morir en prisión.

Esta semana el padre y la hermana del kiosquero asesinado, fueron entrevistados por Chiche Gelblung. Ciertamente, hace años que no me sentía tan acongojado, tanto que se me caían las lágrimas. Más allá de la tragedia, me represento que la vida nunca volverá a ser igual para esa familia y difícilmente vuelvan a abrir el negocio. De qué vivirán, me pregunto. Eso sí, el padre destacó que el Gobierno de la Provincia pagó el sepelio. Qué menos podrían hacer. Los vecinos están indignados, y para variar los políticos opositores, se metieron a alentar las marchas pidiendo Justicia.   

La exgobernadora Vidal, que se retiró de la política por un tiempo luego   de su fenomenal derrota a manos del actual gobernador. Ahora que planea su retorno al campo político, nos explica que tiene la solución a la inseguridad. Me pregunto por qué no aplicó las recetas antes. Pero bueno, los políticos ensayan explicaciones y remedios, pero en verdad la cura a la inseguridad no ha de llegar NUNCA. Salvo un gran sinceramiento general y castigar como indica la ley a quien cometa un delito, y sin importar quién es. Pero para eso, hay que ser valiente, y esas cualidades, no abundan.

Dejá tu comentario