DOLAR
OFICIAL $100.17
COMPRA
$106.17
VENTA
BLUE $198.00
COMPRA
$201.00
VENTA

El motochorro que mató a la psicóloga estaba prófugo desde octubre: la increíble maniobra para zafar de la cárcel

El acusado tiene al menos diez antecedentes por distintos delitos, había sido condenado por la justicia marplatense a ocho años y medio de prisión en 2017 por un robo agravado cometido en 2016.

Alejandro Miguel Ochoa, el hombre acusado de ser el motochorro que mató durante un asalto a una psicóloga social en la localidad de Ramos Mejía, estaba prófugo desde octubre pasado, cuando fue detenido por un robo y aportó una falsa identidad con la que evitó que las autoridades supieran que era un condenado al que le habían dado arresto domiciliario ante el riesgo de contraer Covid-19 en un penal.

El acusado tiene al menos diez antecedentes por distintos delitos, había sido condenado por la justicia marplatense a ocho años y medio de prisión en 2017 por un robo agravado cometido en 2016, por lo que fue alojado en la Unidad Penal 15 de Batán, explicaron los voceros.

Pero a raíz de una presentación formulada por su defensa en abril de 2020, basada en sus problemas físicos y el riesgo inminente de contraer coronavirus en prisión, en mayo de ese año la Sala 1 de la Cámara de Casación de Mar del Plata le otorgó un arresto domiciliario a cumplir en su vivienda la localidad de Castelar norte, precisaron fuentes judiciales a Télam.

La Cámara intervino debido a que tanto el fiscal de Ejecución Penal marplatense como el juez de ese fuero se habían opuesto a concederle ese beneficio.

Ya bajo arresto domiciliario, el 1 de octubre pasado Ochoa volvió a reincidir y fue nuevamente detenido e indagado en los tribunales de Morón por el delito de "tentativa de robo".

Pero al momento de ser detenido e indagado, Ochoa dio un nombre falso y logró así burlar a los investigadores, que al no tener registro de sus antecedentes lo dejaron en libertad.

Al día siguiente, cuando se recabaron los datos correctos y se constató su nombre real, la Justicia ordenó un allanamiento al domicilio de Ochoa, quien no fue hallado y fue declarado "en rebeldía".

El 8 de octubre de 2020, la Unidad Funcional de Instrucción 3 de Morón notificó al juez de Ejecución Penal 1 de Mar del Plata, Ricardo Perdichizzi, del robo cometido por Ochoa una semana antes, por lo que el magistrado ordenó ese mismo día la suspensión preventiva de la prisión domiciliaria y dispuso que fuera detenido, y en caso de ser capturado, conducido nuevamente al penal de Batán.

El 11 de noviembre último, sin rastros de Ochoa, el juez dispuso la revocatoria de la domiciliaria, debido al "demostrado incumplimiento" de "casi la totalidad de las reglas que se le impusieron" al condenado.

Además de estos antecedentes, el detenido tiene un largo prontuario delictivo por robo, hurto, desobediencia y violación de domicilio y atentado a la autoridad, entre otros.

Su primera causa fue en 1990 por una tentativa de robo, a la que siguió otra en 1991 por un hurto simple y otra por robo en 1992.

En 1997 y en 2003 se le abrieron dos causas por tentativa de robo y robo en los tribunales de Mar del Plata, donde también en 2016 fue apresado por "robo agravado" y finalmente condenado.

También posee otras dos causas de 2012 tramitadas en Morón por desobediencia, violación de domicilio y daño y por atentado a la autoridad, y otra de ese mismo año por tentativa de robo en Mar del Plata.

Dejá tu comentario