DOLAR
OFICIAL $77.24
COMPRA
$83.24
VENTA
BLUE $175.00
COMPRA
$181.00
VENTA

El Gobierno aguarda a que se identifique el cuerpo y espera descartar la desaparición forzada

La ministra Bullrich recibió un nuevo respaldo presidencial; orden de silencio para el Gabinete.

Mientras los interrogantes se acumulan, el gobierno nacional espera la confirmación de la Justicia o de la familia de que el cuerpo que fue hallado anteayer en el río Chubut es el de Santiago Maldonado para ratificar que no se trató de una desaparición forzada.

Cerca del presidente Mauricio Macri consideran que el descubrimiento del cadáver en el agua "descarta" esa hipótesis que le adjudican organismos de derechos humanos y los familiares del joven artesano, de acuerdo con La Nación.

"Ahora hay que esperar, pero si se confirma lo que todos creemos que sucederá, sólo quedarán tres posibilidades: una bala de goma, un piedrazo, en ambos casos habrá que investigar la responsabilidad de los gendarmes que estuvieron ese día, o que se haya ahogado por miedo al agua", describieron fuentes oficiales.

En el Gobierno esperan las novedades que arrojará, por sobre todo, un informe: si el cuerpo presenta heridas. Según informó una altísima fuente oficial, los médicos que lo revisaron en Esquel afirmaron que "a simple vista no se ven lesiones". Aunque rápidamente aclaró que se trató de un estudio preliminar.

En la Casa de Gobierno siguen con atención cada paso que da el magistrado y desconfían de su relación con los familiares de Maldonado, que fue visto con vida por última vez el 1º de agosto, antes de la represión sobre la ruta 40. Pese a la impaciencia, desde el Gobierno advirtieron que "no se van" a meter.

"Que la Justicia se tome el tiempo que necesite y pida las medidas de prueba que crean necesarias", dijeron cerca de Macri. Los resultados podrían estar recién a mediados de la semana que viene, agregaron fuentes oficiales.

Como sucedió al comienzo de la investigación, el Presidente volvió a meterse de lleno en la causa. Pide informes a toda hora y llama a los ministros Patricia Bullrich (Seguridad) y Germán Garavano (Justicia) todos los días. Aunque volvió el pedido de parte de la oposición para que separe de su cargo a Bullrich, Macri respalda el trabajo que lleva adelante la responsable de Seguridad. "Vos concentrate en la lucha contra el narcotráfico; no aflojes", le dijo el Presidente a Bullrich en las últimas horas.

La ausencia del Estado

En forma paralela, cerca de Macri apuntaron las críticas hacia el trabajo que realizaron el juez federal de Esquel, Guido Otranto, que fue separado hace 27 días de la investigación por la Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro Rivadavia, y de la fiscal federal de Esquel, Silvina Ávila.

"Le permitieron a un grupo de personas que tomen el control de la situación", describieron tres fuentes con acceso al expediente por el habeas corpus, que instruye el juez Gustavo Lleral. En el Gobierno también ponen un manto de duda sobre la relación entre el nuevo magistrado, que desde que asumió trabajó en cimentar un buen vínculo con la comunidad mapuche para conseguir su apoyo y poder pesquisar el área sin sobresaltos.

"El tema de fondo es que se dejó avanzar y tomar el dominio absoluto de un territorio", sostuvieron cerca del Presidente.

Pero los cuestionamientos más fuertes son para Otranto y Ávila. "Es una locura lo que pasó. Desde el comienzo hubo una falta total de control sobre lo que sucedió en el Pu Lof. Hay una clara responsabilidad y se vio claramente la ausencia del Estado en el lugar", agregaron fuentes oficiales. En ese contexto, llamó la atención de los funcionarios de primera línea que habitan los ministerios afectados a la pesquisa que el cuerpo haya sido descubierto a tan pocos metros de la tranquera de ingreso al territorio que controlan los mapuches. "Ellos [por los mapuches] rastrillaron la zona dos veces y nadie vio nada. Por ese lugar no pasa nadie sin su permiso? Es todo muy raro", deslizaron fuentes con acceso a la investigación.

Cuando faltan cuatro días para las elecciones legislativas, desde el Gobierno reconocieron que "es un momento duro" e insistieron en que "no hay que cometer errores".

Ayer, el único funcionario nacional que habló del caso Maldonado fue el Presidente. En Uruguay, donde participó en la Conferencia Mundial de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre las Enfermedades No Transmisibles, Macri sostuvo que la Argentina está transitando "una semana con situaciones especiales y particularmente complejas". El resto del gabinete mantuvo un "prudente silencio"; el pedido de mantenerse alejados de los micrófonos fue de Macri.

"La orden fue clara: no habla nadie hasta que no se sepa oficialmente si es Maldonado", se excusó un integrante del gabinete.

A la espera de la confirmación sobre la identidad del cuerpo y por decisión del jefe del Estado, Cambiemos suspendió todos los actos de campaña; sólo se mantuvieron algunas apariciones en medios de comunicación.

(Fuente La Nación)