DOLAR
OFICIAL $143.78
COMPRA
$151.78
VENTA
BLUE $282.00
COMPRA
$285.00
VENTA

Denuncian mala praxis en el Sanatorio de Burzaco 

Por ese maravilloso efecto multiplicador que tienen los medios de comunicación conocimos lo que pasa puertas adentro del Sanatorio Modelo de Burzaco, institución que integra la red de atención de PAMI, y lugar que los familiares bautizaron como la clínica del terror.


A diario conocemos las desventuras de los afiliados de PAMI cuando son derivados a instituciones lejanas de la Ciudad de Buenos Aires, donde, según los dichos de los familiares, son la antesala de la muerte. Este es el caso del Sanatorio Burzaco, que en otros tiempos fue un importante centro asistencial y hoy se ha convertido en la antesala del patíbulo.

Las autoridades del centro asistencial, como siempre, desmienten todo.  El abogado del sanatorio,  con una actitud soberbia y prepotente ante un movilero de televisión que cubría las protestas, intentó desmentir a los familiares de las víctimas que protestaban en la puerta del lugar.

Hace un año y medio aproximadamente, se empezaron a conocer los malos tratos a los que son sometidos los pacientes que son derivados a esa institución. Los familiares cuentan que los internados pasan largas horas sin atención médica y que hay muy poco personal de enfermería, que hace lo que puede con los medios que le da la institución. Usted, sufrido afiliado a PAMI me dirá que en todos lados es igual y de seguro así es, pero en Burzaco se multiplican los casos de pacientes que ingresan vivos y egresan fallecidos. Claro, tal vez sea la evolución lógica de un cuadro sin retorno, pero no costaría nada que las autoridades de la Obra Social auditen los servicios que brinda la institución. 

El viernes, los familiares organizaron una protesta frente al lugar y fue cuando se conocieron muchísimos testimonios. Según estas personas, ya son más de 1900 las denuncias y piden la intervención del sitio. No sólo se denuncian muertes, también destrato y mal servicio. Una damnificada contó que su madre ingreso al lugar con una uña del pie encarnada y allí no solo no sanó, sino que murió. Otra narró que la comida es de mala calidad y que, en algún caso, los pacientes son atados a sus camas. 

Semejante cuadro no resulta extraño para los sufridos afiliados que cada vez que deben recurrir a la institución ruegan no ser derivados allí. Espero esta crónica llegue a las autoridades de la Obra Social, lleven adelante la correspondiente investigación y traiga un poco de tranquilidad a quienes sólo esperan que cuando van al médico los traten de manera humana y profesional. Lo único que quieren es una atención médica decente. Se trata de personas que  a diario padecen, y mucho, por el solo hecho de ser jubilados y afiliados al PAMI.

Solamente estoy seguro de una cosa: algo no anda bien…

Dejá tu comentario