DOLAR
OFICIAL $66.48
COMPRA
$71.48
VENTA
BLUE $115.00
COMPRA
$125.00
VENTA

De las brujas a las Wiccas: la religión pagana que cobra cada vez más fuerza

Luego de la persecución del cristianismo muchas familias continuaron con las enseñanzas en secreto. 

Desde la Edad Media se le dio a las brujas una connotación negativa que las relacionaban con algo pagano y satánico. Sin embargo, dicha imágen no responde más que a la manipulación del cristianismo donde cualquier tipo de “magia” o religión que no respondiera a Jesucristo era condenada y perseguida. Fue así como en el siglo XVI Y XVII acabaron con la vida de entre 40.000 y 100.000 mujeres en la famosa “quema de brujas”. 

Para muchas civilizaciones ancestrales, la figura de la bruja o hechicera no tenía carácter negativo, al contrario, eran las guías de pueblos completos y las encargadas de alejar las fuerzas negativas. 

Para conocer de dónde viene la imágen de la bruja que todos conocemos hay que comprender primero que las brujas tienen una historia larga y elaborada.

Sus predecesores aparecen en la Biblia, en la historia del rey Saúl que consulta a la así llamada "Bruja de Endor". También aparecen en la mitología griega con Circe, la hechicera, era una especie de bruja capaz de transformar a sus enemigos en cerdos. Así era también su sobrina Medea. El mundo antiguo fue, pues, responsable del establecimiento de una serie de figuras retóricas que en los siglos subsiguientes serían asociadas a las brujas.

Bruja de Endor

Sin embargo, no fue hasta comienzos del Renacimiento que nuestra percepción moderna de las brujas se formó realmente cuando el pintor Alberto Durero definió a la bruja como la conocemos en los cuentos. 

Por un lado, como en "Las cuatro brujas"de Albrecht Durer (1497), podía ser joven, atractiva y ágil, capaz de cautivar a los hombres. Por el otro, como en "Bruja montando una cabra al revés" de Durero (circa 1500), podía ser vieja y abominable.

La pregunta clave es de dónde sacaron los artistas del Renacimiento el modelo de esta visión espeluznante. Una teoría es que Durero y sus contemporáneos se inspiraron en la personificación de "Invidia" ("Envidia"), tal como la concibió el artista italiano Andrea Mantegna (1431-1506) en su grabado "La batalla de los dioses marinos".

La Batalla de los Dioses Marinos

"La figura de Envidia de Mantegna creó en el Renacimiento la idea de que la bruja era una vieja arpía", explica la artista y escritora Deanna Petherbridge, una de las curadoras de la exhibición del Museo Británico.

Este grabado se produjo durante la "era dorada" de la imaginería de brujas: los tumultuosos siglos XVI y XVII, cuando los despiadados juicios por brujería convulsionaba a Europa (el punto máximo de la caza de brujas se produjo entre 1550 y 1630).

Sin embargo, luego de la Edad Media poco a poco se dejó de hablar de las brujas pero, ¿qué pasó con ellas? ¿siguen existiendo?.

Luego de la persecución del cristianismo, muchos de los conocimientos de las brujas fueron destruidos sin embargo, muchas familias continuaron con estas enseñanzas en secreto pasándose los diarios de sus antepasados o los conocimiento herbales o mágicos que estos les dejaron. Uno de los grupos que continuaron los conocimientos de la brujería fueron las Wiccas. 

La historia de la Wicca comenzó a principios del siglo XX. Fue desarrollada en aquelarres secretos de Inglaterra, cuyas creencias y prácticas religiosas fueron inspiradas por la lectura de libros históricos de cultos de brujas. En la década de los 50, el brujo ocultista Gerald Gardner popularizó la Wicca como religión neopagana. 

En los años 60 más y más personas en Gran Bretaña popularizaron sus propias formas de la religión y comenzaron a construir organizaciones para propagarse hasta ir expandiéndose por el mundo. 

Hoy en día podemos encontrar comunidades Wicca en todos los países de Europa Occidental, Angloamérica, México, Brasil, Chile, Argentina, Colombia, Venezuela, Panamá, Costa Rica y Puerto Rico; así como en Asia donde existen grupos en India e Israel.

Para entender lo que somos las Wiccas primero hay que entender  que existen muchas religiones dentro de la brujería como la alquimia, la necromancia, las brujas rojas, brujas negras, amazonas, etc. Dentro de éstas están las Wicca. Cada uno de estos grupos tiene un fin y su propia forma de adquirir sus habilidades y tal como en la mayoría de sus nombres éste representa los medios y las cosas que puedes hacer”, comentó Balam de Escuela de Wicca Virtual. 

Los wiccanos se basan en un sistema de creencias duo teístas, politeístas, panteístas y la brujería. Están muy en sintonía con la naturaleza, observan los ciclos de la luna, celebran los Sabbats y creen en el Dios Celta Astado (Cernunnos) y la Diosa Madre o Triple Diosa que, a diferencia de otras religiones consideran al hombre y a la mujer como iguales. 

Dios y Diosa Wicca

“El ser Wicca es una decisión muy importante, ya de entrada es una religión que antes de que uno tome la decisión de pertenecer y practicar tenés que realizar una iniciación o ´Rito de Pasaje´ que dura un año y un día (4 fases que coinciden con las 4 fases lunares) en donde la persona debe adquirir todos los conocimientos de la religión a través de sus libros”, aseguró Balam.

Ser Wicca se trata de un camino espiritual y de autorrealización. Las personas que siguen estas creencias se esfuerzan para vivir en armonía con el universo y la naturaleza. Una de las leyes principales que tienen es la Ley de las Tres Veces o Triple Ley; al no tener confesión ni absolución, los wiccanos hacen énfasis en la responsabilidad individual. Su principio se basa en “Haz lo que quieras pero no dañes a nadie”

Wicca Triple Ley

“La Ley de las Tres Veces representa que ´todo lo que hagas será devuelto, multiplicado por tres´. Es decir, toda acción llevan una carga energética ya sea positiva o negativa que será devuelta al emisor triplicando su intensidad”, agregaron los miembros de la Escuela de Wicca de Virtual.

“Usualmente no hay restricciones para ser parte de las Wicca, la naturaleza no discrimina, solo pasará que a algunos les costará más trabajo que a otros. Con el paso del tiempo comenzó a crecer la curiosidad de la gente por lo prohibido y hoy en día con internet si bien es una ventaja también tiene su lado negativo”, aseguró Balam y agregó, “Muchas personas quieren ejercer pero no quieren leer y no se dan cuenta que esto no es un camino fácil, y es así como terminan por ejemplo mezclando los conocimiento y llegan con que quiero hacer un amarre y esas cosas. Ellos no entran en esta comunidad, ya que un Wicca no daña a sus semejantes, un wicca busca el bienestar no la destrucción”, finalizó.

 

Dejá tu comentario