DOLAR
OFICIAL $79.90
COMPRA
$85.90
VENTA
BLUE $155.00
COMPRA
$161.00
VENTA

Cuarentena para todes

Para los epidemiólogos, la cuarentena es un mecanismo muy eficaz para cuidarnos del virus. A nivel político también protege a los dirigentes.

Según los epidemiólogos, la cuarentena es un mecanismo muy eficaz para cuidarnos del virus, impide que nos contagiemos porque nos refugiamos en casa. 

A nivel político también protege a los dirigentes que gestionan los diferentes distritos de la Argentina. Sirve como un poderoso escudo contra las críticas opositoras. Coloca a los rivales en una posición incómoda, con un dilema de difícil solución:

  1. Silencio para quedar al margen prácticamente fuera del escenario político.
  2. Atacar y quedar expuestos a la crítica de la ciudadanía, por no entender el difícil tiempo que se vive.

Complicidad con los rivales o un oportunismo ventajero. Ambas son malas opciones.

Encima, existe una defensa sólida y eficiente de parte de los oficialismos:

1.- Es una medida sanitaria que protege la vida y la salud por sobre todas las cosas. 

2.- Nuestro país necesita tiempo de preparación en cuanto a camas y respiradores. 

3.- Ayuda a mejorar día a día la conciencia ciudadana en las recomendaciones de prevención.

4.- Lo que sucede en EEUU, Brasil o Chile es la mejor explicación de las razones por las cuales se aplican las restricciones.

5.- La gran mayoría de los médicos siguen explicando que el camino escogido es el acertado.

6.- Hay apertura en diferentes provincias y municipios. Eso demuestra que no hay un “enamoramiento” del aislamiento.

En este contexto, solo falta saber, si aguanta el esquema actual o la apertura será gradual pero constante y sin vuelta atrás. La sensación es que la muralla debe ser levantada. 

Más tarde o más temprano saldremos. La pregunta que flotará es: ¿qué nos espera afuera? ¿normalidad? ¿los gobiernos saldrán airosos por la gestión de la crisis o nos enteraremos de que había otra solución mejor no implementada?

Gran incertidumbre. Nuevo futuro. Enormes dudas. Muchos riesgos.

Por ahora: demasiadas preguntas con pocas respuestas.

Dejá tu comentario