DOLAR
OFICIAL $100.63
COMPRA
$106.63
VENTA
BLUE $196.50
COMPRA
$199.50
VENTA

Crimen de Lucas González: otros policías podrían ser imputados por encubrimiento por el arma plantada

Los fiscales sospechan que podrían haber “plantado” la réplica del arma encontrada en el auto baleado en el que viajaban el futbolista asesinado y sus amigos.

Los fiscales que investigan el crimen de Lucas González (17) a manos de agentes de la Policía de la Ciudad, analizan la posibilidad de imputar y detener a otros policías por el "encubrimiento" del hecho.

Leonel Gómez Barbella y Andrés Heim, fiscales de la Procuraduría de Violencia Institucional (PROCUVIN), barajan la posibilidad de que hayan "plantado" la réplica del arma hallada en el auto en el cual el adolescente de 17 años fue asesinado en el barrio de Barracas, cuando viajaba junto a tres amigos.

Ambos funcionarios analizaban la posibilidad de solicitar nuevas detenciones de efectivos de la Comuna 4 de la Policía de la Ciudad que acudieron al lugar del hecho horas después de lo ocurrido.

Tras la difusión de una versión falsa sobre una supuesta persecución y tiroteo en el hecho, ahora los investigadores sospechan que se podría haber adulterado la escena del crimen con la intención de encubrir a los tres acusados.

Se trata del inspector Gabriel Isassi, el oficial mayor Fabián López y el oficial José Nievas. Estos tres permanecen detenidos en la Superintendencia de Investigaciones de la Policía Federal.

crimen lucas gonzalez

Sobre la réplica del arma hallada en el auto Volkswagen Suran en el que se trasladaban los adolescentes, voceros judiciales dijeron a la agencia de noticias Télam que los juveniles de Barracas Central negaron haberla tenido, al tiempo que los tres policías tampoco la mencionaron, lo que para los investigadores refuerza la idea de que fue "plantada".

En la misma línea, el abogado de la familia de la víctima, Gregorio Dalbón, expresó este martes en la puerta de la fiscalía que "los que se encargaron de plantar el arma no son los mismos que se encargaron de matar a Lucas", y anticipó: "No nos vamos a quedar con estos tres policías solamente".

A su vez, el letrado pidió al juez a cargo de la causa, Martín Del Viso, que "en diez días dicte la prisión preventiva a los tres policías" acusados.

"El hecho está esclarecido. Lo que vamos a hacer ahora es unir las pruebas contundentes y algunas que le hemos sugerido a la fiscalía. Con algunas vamos a estar de acuerdo, con otras, calculo que no", remarcó Dalbón ante los medios.

Además, sugirió que los policías pudieron haber actuado bajo el efecto de alguna "sustancia" y que los días posteriores al hecho -mientras estuvieron en libertad- los utilizaron para "desintoxicarse".

"Me llama la atención que después de los tres días de coartada que tuvieron, hayan dicho lo que dijeron. Los tres días los deben haber usado, para mí, personalmente, para desintoxicarse. Porque la verdad, para hacer lo que hicieron, sobriamente no se puede hacer. No lo puedo comprender. Quizás estuvieron bajo alguna sustancia", opinó.

Dalbón también adelantó que pidió realizar una reconstrucción del hecho. "Va a ser importante porque seguramente, entre esa reconstrucción y las cámaras, todo va a coincidir en que no hubo un enfrentamiento, sino que hubo un fusilamiento", expresó, en diálogo con el canal de noticias C5N.

Fuentes judiciales confirmaron que los fiscales analizan la posibilidad de hacer lugar a ese pedido y lo solicitarán al juez de la causa.

Dalbón subrayó que "los tres sobrevivientes" tendrán gran relevancia, especialmente "el que salió corriendo", en referencia a uno de los adolescentes que huyó luego de la balacera para pedir auxilio y que, horas después, se presentó ante la Policía junto a su madre.

"Ese chico les salvó la vida a todos. Si no, los hubieran matado a los cuatro", sentenció Dalbón, quien dijo por otro lado que irá "hasta el fondo y para arriba" para dar con "quien colocó un arma de juguete" en el auto en el que viajaba Lucas junto a sus tres amigos.

 

Declararon los padres

Cintia López y Mario "Peka" González, los padres de Lucas, declararon durante dos horas ante los fiscales de la causa en una audiencia en la que se quebraron en varias oportunidades y relataron las horas previas y posteriores al hecho.

Lucas gonzalez

En la sede del Ministerio Público, ubicada en la calle Tucumán al 966 de CABA, declararon como testigos ante los fiscales que llevan adelante la investigación del caso, y en la cual su abogado detalló que "contaron lo que pasó el día en el que balearon a su hijo".

"Fue una declaración típica que se hace a las víctimas, lo hicieron bajo juramento de ley. Contaron lo que pasó ese día de forma muy emocional, fue muy fuerte. Contaron quién era Lucas", agregó Dalbón.

En tanto, sobre su declaración testimonial, el padre de Lucas dijo que se sintió "muy cómodo" con las preguntas de los fiscales y que "les relató su vida habitual hasta que comenzó esta pesadilla".

"Le relaté mi vida habitual normal desde el momento en que Lucas se fue de la casa. Yo estaba haciendo un tratamiento de rehabilitación y se me vino esta tormenta, esta pesadilla de la que no me puedo levantar. Todavía pienso que me voy a levantar y que todo esto fue un sueño. Pero vamos a luchar para que todo se aclare", manifestó.

"Tengo fe en la justicia. Se va a hacer justicia", concluyó "Peka" González.

 

La declaración de los amigos y los acusados

El inspector Gabriel Isassi, el oficial mayor Fabián López y el oficial José Nievas, los tres policías de la Ciudad acusados del crimen de Lucas González, declararon este lunes en los tribunales porteños.

Dos de ellos, López y Nievas, admitieron haber disparado sus armas contra el auto en el que la víctima iba con tres amigos por Barracas, el miércoles pasado. 

Durante las indagatorias se quebraron y lloraron en varias oportunidades. Dijeron estar "estresados" por el encierro en una Superintendencia porteña, que recibieron amenazas de los presos comunes y que hace 48 horas que no duermen.

También declararon los amigos de Lucas, con testimonios desgarradores y dijeron que al día de hoy "no tienen la menor idea cómo pudo haber pasado algo así".

Según dijo a Clarín una fuente del caso, "ellos contaron que los policías les gritaban 'apagá el motor, apagá el motor', algo que no hicieron porque siempre pensaron que los querían robar. Hasta que frenaron cuando sucedió la interceptación".

 

El hecho

Lucas gonzalez

Ocurrió cerca de las 9.30 del pasado miércoles 17, cuando Lucas González y sus tres amigos salieron del club Barracas Central -donde el primero jugaba y los restantes habían ido a probarse- y fueron interceptados por los policías sin identificar, de quienes intentaron huir al pensar que iban a robarles.

De acuerdo a la investigación judicial, los efectivos dispararon y balearon a Lucas, tras lo cual detuvieron a sus amigos y quisieron simular que se trataba de delincuentes a los que interceptaron cuando querían robar un kiosco.

Según la autopsia, Lucas murió a raíz de un impacto de proyectil de arma de fuego en el cráneo que le provocó una "hemorragia meningoencefálica" y, además, presentaba un surco en el pómulo derecho de una segunda bala.

El fallecimiento del joven se produjo el jueves 18 en el hospital El Cruce, de Florencio Varela, adonde fue trasladado en grave estado procedente del Hospital Penna.

A Lucas lo velaron el sábado a la tarde en una cochería de Florencio Varela, y el domingo sus restos fueron inhumados en el cementerio Parque Iraola de Hudson.

Dejá tu comentario