DOLAR
OFICIAL $59.03
COMPRA
$64.03
VENTA
BLUE $74.80
COMPRA
$78.80
VENTA

Axel Kicillof, sobre la negociación con los bonistas por el pago de la deuda: “El 5 de febrero es la última oportunidad para un acuerdo”

El gobernador bonaerense reveló que si para fin de enero no consigue el 75% de acuerdo para postergar un pago de deuda seguirá negociando hasta el 5 de febrero, el plazo máximo para la declaración de un default.

El gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, dijo que los acreedores que no aceptaron su propuesta de postergar el pago de USD 250 millones de un bono que vence este domingo le pidieron más tiempo para negociar. Reiteró, además, que el distrito no tiene los recursos para pagar aunque no quiso responder si en caso de un acuerdo habrá cesación de pagos. Y dijo que hasta el 5 de febrero, plazo máximo para que un retraso en el pago se transforme en default, hay tiempo para intentar una negociación exitosa antes del default.

“Lo único que pedimos es esperen hasta mayo, cuando el Gobierno nacional esté más establecido en el dialogo por la deuda nacional. No es una propuesta audaz, solamente es esperen un poco más para poder hacer pie”, dijo en declaraciones radiales en Radio La Red.

La Provincia de Buenos Aires oficializó este mes que no podrá pagar el vencimiento de USD 250 millones del Bono Buenos Aires 2021 (BP21) que cae este domingo 26 y debería concretarse al día siguiente. Otros USD 27 millones en concepto de intereses sí se pagarían en tiempo y forma. Para evitar caer en default, la provincia lanzó una solicitud de consenso para que sus acreedores acepten que el pago del capital se postergue al 1° de mayo.

En un principio, los tenedores de los bonos tenían tiempo hasta el miércoles pasado para contestar, pero el consenso no fue suficiente. La propuesta no alcanzó el umbral de 75% de aprobación que se necesita para cambiar las condiciones de pago y la provincia extendió el plazo para que los acreedores acepten la propuesta al 31 de enero.

El gobernador agregó que, aún si no se consigue el consenso suficiente para esa fecha, seguirá negociando hasta el día límite antes de caer en default.

“Los bonistas pidieron un plazo mayor en las charlas. Algunos pidieron plazo mayor, quieren seguir las conversaciones. Es un bono que tiene propiedad muy dispersa y las clausuras de estos bonos lo que dice es que para que se haga una aceptación tiene que tener un acuerdo del 75% y es muy exigente”, dijo. “El 5 de febrero es la última oportunidad, porque llega el vencimiento”, agregó.

Las condiciones del BP21 establece que si la provincia no cumple con el pago de capital el 26 de enero, tiene un período de gracia de 10 días para concretarlo antes de caer en una cesasión de pagos que cae el 5 de febrero. El nuevo plazo de consulta a los acreedores termina unos días antes, el 31 de enero.

Ante reiteradas preguntas del periodista Luis Novaresio respecto a si la provincia caerá en cesasión de pagos en caso de no conseguir un acuerdo, Kicillof se limitó a decir que no hay recursos.

“Hoy no tenemos los recursos por eso se lo decimos a los acreedores. Ellos lo saben, es algo evidente. Si no fuera sólo este vencimiento, por los que siguen que son como USD 3.000 millones (...) Este año vencen USD 2.900 millones. Les hicimos una propuesta nada sofisticada. No es que propusimos una quita", comentó.

Además, Kicillof reiteró que la provincia seguirá el mismo principio que la Nación a la hora de afrontar pagos, que es pagar intereses pero no capital.

“No sólo no tenemos los fondos para pagar vencimientos de capital sino que hay una política, bastante razonable, de no pagar vencimientos de capital mientras se está renegociando”, dijo.

Por último, responsabilizó a las gestiones de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal por la situación financiera de la Provincia de Buenos Aires.

“La situación que denunció el ministro (Martín) Guzmán es algo preanunciado. No hay novedades sobre lo que decimos. Ha sido un espanto como endeudaron a la Nación y la Provincia”, dijo el gobernador. “Argentina con (Mauricio) Macri llegó a lo que ellos llamaron reperfilamiento (...) Los acreedores internacionales que tomaron la deuda conocen la situación. Llamamos a todos a buscar una solución ordenada, constructiva”, agregó.

Dejá tu comentario