DOLAR
OFICIAL $145.02
COMPRA
$153.02
VENTA
BLUE $282.00
COMPRA
$286.00
VENTA

Unas 100 familias de policías toman terreno en reclamo de viviendas

Un predio de siete manzanas fue tomado en las últimas horas en la localidad jujeña de Libertador San Martín, a pocos días del violento desalojo en esa provincia que cobró la vida de cuatro personas.

Este nuevo conflicto tiene lugar a pocos días de un violento desalojo en esa provincia que se cobró la vida de cuatro personas, después de que 700 familias ocuparan un predio de 15 hectáreas del ingenio azucarero Ledesma, en la localidad de Libertador General San Martín.

Anoche, alrededor de las 21:30, un centenar de familias de policías irrumpieron en un predio donde el Gobierno provincial había comenzado a edificar unas 300 viviendas, en 2009, pero con obras suspendidas en varias oportunidades.

"No nos vamos nada. Somos 100 familias de policías del propio pueblo que sufrimos la emergencia habitacional tanto como las personas que tomaron el predio de Ledesma", señaló Analía Wierna, esposa del efectivo Juan Pablo.

En su relato, la mujer agregó: "Nosotros también tenemos derechos. Parece que la única manera de que nos escuchen es meternos en los terrenos de prepo".

Asimismo, Carolina Castillo, esposa de otro policía, comentó que el intendente de Libertador, Jorge Ale, les pidió que firmen un acta de compromiso y abandonen el predio, pero ella manifestó su intención de permanecer en los terrenos con el resto de las familias de uniformados.

"Minga, nos quedamos acá a vivir. Desde ahora este predio se pasa a llamar el Barrio Policial", dijo en declaraciones publicadas hoy por un matutino porteño.

Por su parte, Hemelinda Magno, madre del cabo Fernando Cisneros, se preguntó: "¨A quién van a mandar para que nos desalojen? ¨A nuestros maridos e hijos?

"No queremos que nos regalen nada. Las casas las terminaremos con plata nuestra", indicó Ivanna Mamani, casada con un efectivo.

De todas maneras, la mujer anticipó: "Nuestros maridos son policías y seguro que van a sufrir represalias por nuestra toma".

"Pero nos apoyan en silencio. Así no podemos vivir más", añadió.

Por otro lado, se produjeron anoche algunos cruces entre personas que querían ingresar a tomar una casa del predio y no eran familiares de policías.

"Dejame entrar turra. Ustedes por ser esposas de policías no tienen más derechos que nosotros", se quejó Silvina, enfermera de un hospital municipal.