DOLAR
OFICIAL $187.80
COMPRA
$196.80
VENTA
BLUE $371.00
COMPRA
$375.00
VENTA

Una versión diferente a la de otros medios

El viernes por la madrugada se reportó una pelea entre un abogado “gay” y su ocasional novio, que terminó con ambos sujetos mal heridos. Se informó que había habido una disputa. Sin embargo, nada de esto pasó.


El abogado Ramiro Burgos, alto, de gran porte, calvo y que habla a los gritos, es padre de trillizos con una ciudadana colombiana que fue expulsada de Canadá por pretender entrar a ese país con documentos e identidad falsa, y, que al momento de nacer los trillizos, se encontraba preso cumpliendo una condena impuesta por el Tribunal Oral 22, de 5 años por estafas reiteradas. En ese momento pidió cumplirla en su casa. La pretención fue rechazada de plano. Mientras tanto, Burgos no perdió el tiempo en prisión y se recibió de abogado. Hombre vinculado al mundo bursátil y a las mesas de dinero, y como es habitual, apostando y arriesgando plata ajena, todavía tiene una larga cola de acreedores que le reclaman que les devuelva los que les debe, razón por la que fue condenado. Es un deudor incobrable. 

En lo referente a su ámbito de actuación, escribió una obra bastante difundida en el mundo financiero: "Manual de Análisis Técnico aplicado a los Mercados Bursátiles",  también se destacó como columnista de Ámbito Financiero.  Otro dato, según palabras del letrado, se sabe que jactaba de ser hijastro (hoy hijo del corazón) del Tte. Cnel.  Agustín Arias Duval, un brillante y destacadísimo oficial de inteligencia del Ejército Argentino y con una actividad destacadísima en el Destacamento 101 de Inteligencia de La Plata durante la dictadura, a quien se lo condenó a una pena de 21 años de prisión por delitos de Lesa Humanidad.

El episodio de las cuchilladas, que probablemente se diera con un acreedor, fue en el estudio de Burgos que está ubicado en Av. Corrientes  915, Piso: 3, Of: C de la Ciudad de Buenos Aires. En ese mismo edificio se brindan servicios sexuales para todo tipo de orientación sexual, pero que ninguna relación tienen con el letrado herido.

Su cueva en la actualidad está ubicada frente a la bolsa de Comercio, allí se cambian cheques y moneda extranjera.  Por el pasado del abogado me inclino a pensar que un acreedor se cansó de esperar y pretendió cobrar por las malas.  

A veces es mejor ir a las fuentes y contar las cosas como son, al menos eso hago yo.

Dejá tu comentario