DOLAR
OFICIAL $126.07
COMPRA
$132.07
VENTA
BLUE $257.00
COMPRA
$267.00
VENTA

Tiziano Gravier habló por primera vez del ataque que sufrió: “Todavía me pregunto por qué me pegaron”

Mientras se recupera, el hijo de Valeria Mazza y Alejandro Gravier pidió que sus atacantes sean castigados. “Hay muchísima violencia”, reflexionó.

Tiziano Gravier habló por primera vez tras la tremenda golpiza que sufrió en la puerta de un boliche en Rosario, donde le rompieron la mandíbula. “Todavía me pregunto por qué me pegaron”, dijo dos semanas después del ataque.

“No me interesa la condena a estos chicos, pero sí que haya un castigo”, reflexionó sobre los dos jóvenes que lo atacaron.

“Hoy en día hay muchísima violencia. Me gustaría aportar mi granito de arena para que esto no pase porque es terrible”, afirmó el hijo de Valeria Mazza y Alejandro Gravier, que se recupera tras ser intervenido quirúrgicamente dos veces. “Ojalá que se resuelva para que no le pase a otro”, señaló en diálogo con Luciana Geuna para “Telenoche” (El Trece).

 

Cómo vivió la recuperación

“Los primeros días estuve muy angustiado”, contó en relación con el tiempo posterior al ataque. Luego de la primera intervención, debió ser operado nuevamente por una fisura en la mandíbula, algo que su madre calificó como un “revés emocional” para él, ya que estaba mejorando.

“La primera operación fue la fractura, la segunda fue una fisura y ahora todavía tengo 4 tornillos”, enumeró el joven de 20 años, quien, además, manifestó que “lo peor ya pasó” y que está pensando en recuperarse.

Gravier, que es esquiador profesional, contó que está volviendo de a poco a la rutina y realiza actividades de bajo impacto. “Esta es mi nueva realidad”, aseguró.

 

El relato sobre el episodio

Tiziano Gravier relató, a su vez, cómo fue el episodio de violencia que sufrió. “Alguien me dice ‘hey tincho’ y me como un golpe”, rememoró. Y agregó: “Estaba escupiendo sangre, sabía que tenía la mandíbula rota”.

Según su relato, al principio sintió bronca y después angustia porque no entendía lo que había pasado. Además, recordó que en lo único que pensó en ese momento fue en sacar a su hermano de ahí.

Luego del ataque, llamó a su madre y le pidió que vaya. “Caí cuando me dijeron que me tenían que internar”, cerró. Y pensó: “Estas cosas pasan y no creo que sea el último”.

Dejá tu comentario