DOLAR
OFICIAL $58.98
COMPRA
$62.98
VENTA
BLUE $73.50
COMPRA
$77.50
VENTA

Tatuajes: los eternos marginados al momento de buscar empleo

Aunque hoy sea parte de la cultura, en algunos puestos específicos, los tatuajes siguen siendo un obstáculo.

Discriminación Tattoos Tatuajes

En una entrevista de trabajo el contacto visual dura aproximadamente entre 20 y 30 segundos. En el mismo, se realiza el primer análisis -muchas veces el definitorio- sobre la primera impresión del entrevistado. Ahí es donde entra en juego el debate sobre “la presencia”. 

Hace un tiempo, tener un tatuaje que no podía ocultarse detrás de la ropa, podría ser motivo por el cual no se contrataba a esa persona. ¿Acaso tener tatuajes es “tener mala presencia”?

Los tatuajes nos parecen algo tan moderno que posiblemente no nos hayamos percatado del hecho de que este arte corporal es realmente milenario y, quizás, uno de de los primeros en conocerse sobre la faz de la Tierra. Los tatuajes nacieron como señas de identidad de culturas tan distantes como la polinésica o las andinas. 

En los siglos XVIII y XIX se identificaban con la vida marinera pero también con ambientes carcelarios y marginales, estigma que se mantuvo hasta el último tercio del siglo XX. Hoy en día no es raro ver personas tatuadas que superan los 50 años, ejecutivos que presumen de complejos dibujos en el antebrazo, y en ambientes como el del fútbol lo extraño es no tener tatuajes.

Tattoos Tatuajes

¿Una batalla  intergeneracional?

Según un relevamiento realizado a mitad de 2018 por Dalia Reaserch, una agencia alemana de investigación, Argentina es uno de los cinco países con más personas tatuadas en el mundo. 

Hoy en día los sectores más abiertos a contratar a personas tatuadas son los asociados al ocio; bares, discotecas, tiendas de ropa urbana o juvenil, o empresas de tecnología. Mientras que, trabajos más asociados a oficinas, atención al público, bancos, puestos jerárquicos, periodismo, salud y seguridad; continúan teniendo “formalismos” que no son afines con un público más actual. 

Las personas con tatuajes (como es lógico) no tienen problema en contratar a personas tatuadas, mientras que quienes no tienen tatuajes suelen presentar más objeciones. 

Para romper con los prejuicios y estereotipos se han llevado a cabo campañas de concientización, como la denominada “Las apariencias engañan”, un proyecto fotográfico ideado por Óscar Quetglas en 2011 que consistió en mostrar imágenes de personas vestidas de dos formas distintas, una con la ropa que normalmente usa para trabajar y la otra con ropa de calle mostrando los tatuajes de su cuerpo. La campaña se difundió bajo el lema “los tatuajes no te hacen menos profesional” y obtuvo un gran alcance social y mediático.Tattoos Tatuajes

El hecho de que las últimas generaciones, millennials y centennials hayan adoptado la tinta como algo natural obliga a que las empresas se deban aggiornar, porque de lo contrario no podrían contratar personal joven. 

No obstante, toca preguntarse, ¿es correcto que las empresas desperdicien potenciales talentos simplemente porque su imagen no es tal y como se espera o les gustaría?

Mientras tanto, quedémonos con la reflexión del poeta Herman Melville acerca de los tatuajes: “¡Es sólo su exterior!, un hombre puede ser honesto bajo cualquier tipo de piel”.Tattoos Tatuajes

Dejá tu comentario