DOLAR
OFICIAL $96.25
COMPRA
$102.25
VENTA
BLUE $178.50
COMPRA
$180.50
VENTA

Samuel no murió, lo asesinaron: un crimen sin sentido

Fue un sábado por la noche, en La Coruña, lugar tranquilo, con una temperatura agradable, y donde Samuel Luiz Muñiz, fue atacado por un grupo de jóvenes, luego de una larga noche de alcohol y algunos otros excesos, en la madrugada lo golpearon salvajemente.  Al verlo agonizar, huyeron y lo dejaron morir sin más… ¿Por qué? Samuel era gay.


Era un sábado sin mayores contratiempos, en momentos donde casi se vive en normalidad y en la segunda noche de ocio nocturno luego del Covid-19 en lugares donde ya casi pasó la pandemia.

Pero el alcohol, y sin duda la presencia de drogas, sumados a la ignorancia, la intolerancia y por qué no traer a esta crónica una frase del célebre Maradona: “Los boludos, son como las hormigas, están en todos lados”, hicieron el cóctel perfecto para que se diera un ataque en patota contra el joven Samuel, a quien lincharon y dejaron abandonado en la vereda. Al grito de “Marica” y “Maricón de mierda”.

Durante más de dos horas los médicos intentaron revivirlo sin éxito. Todo parece haber comenzado en el medio de una confusión. Según sus amigas, Samuel hablaba por teléfono desde su celular mediante una videollamada, los agresores creyeron que la víctima los estaba filmando, palabras más palabras menos, comenzó la agresión al grito de “maricón”. 

Samuel era cristiano evangélico. Su padre, pastor. Era un distinguido flautista en los oficios religiosos, su orientación sexual era conocida por su familia. Pero todo terminó en tragedia. España viene de otro hecho aberrante, en Murcia, al grito de “moro de mierda”, mataron a un inmigrante que solo buscaba vivir un poco mejor. 

España es un lugar donde casi TODO pasa antes que acá. Allí se evidencia y manifiesta un peligroso avance de grupos reaccionarios. Allí es VOX, la nueva vedette de la política de la península ibérica que alimenta con su discurso la homofobia. Aquí son los falsos libertarios, que, tras su simpática forma de instalarse, llevan un mensaje de violencia e intolerancia. Misóginos y machistas. Si no me creen, busquen que mujer es referente de los libertarios, son los antisistema.

En España, inmediatamente del hecho, se instaló la campaña “SAMUEL NO MURIÓ, LO MATARON”

Mientras tanto, aquí en la ciudad de la furia, oigo personas decir  “Estos maricas nos tienen hartos con sus consignas. Venezolanos, paraguayos, bolivianos, etc, de mierda, que nos sacan el trabajo y encima, le dan planes sociales”, habrá ciudadanos, de ese país, más buenos o más malos, pero no todos son iguales. Sólo buscan paz y tranquilidad y Argentina les brinda eso. 

Hace mucho tiempo, mi madre vino a eso, a este país. En busca de paz y prosperidad, y yo hoy escribo esta crónica. La violencia una vez instalada, es imparable. Arrasa con todo. 

Justo en este momento  recuerdo algo que leí hace mucho: “Primero, vinieron por los negros y nada hice. Luego por lo judíos, nada hice. Luego por los homosexuales, más tarde vinieron por mí y nadie dijo nada…”.

Griten y protesten, antes de que no podamos hacerlo. A Samuel lo mataron por “marica”, como dicen allí en Coruña. Y creo que no estamos lejos de que eso ocurra aquí, si no es por orientación sexual, será por intolerancia. Que es casi lo mismo…     

Dejá tu comentario