DOLAR
OFICIAL $65.22
COMPRA
$70.22
VENTA
BLUE $118.00
COMPRA
$128.00
VENTA

¿Quién será el líder de la oposición?

Un dato fundamental que no se puede dejar pasar: Macri es el preferido de su base electoral.

Por estos días hay quienes asumen como algo evidente que Mauricio Macri dejará de ser quien lidere la oposición y su lugar lo ocupará naturalmente Horacio Rodríguez Larreta, señalado como el gran ganador –más bien el único no radical- al interior de Juntos por el Cambio.

Ahora bien, no es sencillo imaginar por qué dejaría Mauricio Macri espontáneamente su lugar vacante. De acuerdo a sus últimos gestos y operaciones no parece ser la actitud que muestra el ex Presidente.

Tampoco resulta indiscutible que al nuevo oficialismo le interese dejar de tener como contrapunto #ElFracasodeMacri, aunque por el momento tanto Alberto Fernández como Axel Kicillof no hayan ni mencionado las herencias recibidas.

Aquí se nos objetará que no es tan simple, que no es solo cuestión de elegir a su adversario. Que por ejemplo, Macri no logró hacerlo cuando le intentó dar ese lugar a Massa en Davos. Sin embargo, podríamos responder que en ese guiño no eligió un opositor sino más bien una suerte de aliado, e intentó a la vez, reforzar dentro de la oposición una grieta. Pero su contracara ni un instante dejó de ser Cristina Kirchner.

Quizás sea tan importante una cosa como la otra. Elegir una alteridad política que permita proyectar la propia imagen como entidad reflejada, tanto como incitar la conformación de una oposición fragmentada.

Ahora, retomando la cuestión central: ¿Cuáles serían los datos fácticos que permitan identificar a Larreta como el sucesor natural y líder inminente de la oposición?

Uno podría ser que Mauricio Macri tiene altos niveles de imagen negativa. Pero, si bien esto es cierto, mantiene los mismos niveles desde hace un año, sin retrocesos. Incluso luego de la derrota en las PASO logró recomponerse y crecer, tanto que su performance de Octubre fue porcentualmente mejor que la evaluación de su gestión y que su imagen.

Por otra parte, es innegable que luego de perder una elección no es una tarea sencilla situarse en el lugar de liderazgo. Aunque, por otra parte, Macri obtuvo sólo un 3% menos de votos que Horacio Rodríguez Larreta en la Ciudad de Buenos Aires y ganó en la franja centro del país.

Además, un dato fundamental que no se puede dejar pasar: Macri es el preferido de su base electoral. Según nuestra última medición en Provincia de Buenos Aires, el 46% de los votantes de Juntos por el Cambio lo prefieren.

Por su parte, Larreta se presenta como un moderado, realizando un leve movimiento hacia el centro, en parte probablemente obligado por su responsabilidad de gestión. De hecho, es quien tiene mejor imagen dentro de los votantes de otros espacios, lo que constituye un dato importante para quien quiera tener un futuro presidenciable. Pero para el inicio de esa carrera falta -en tiempo político- una eternidad.

Por el momento, los sectores que representa Juntos por el Cambio no van a aceptar con pasividad el avance de políticas redistributivas y su base de sustentación tiene en su mayoría posturas radicalizadas frente al nuevo gobierno. En este sentido, no aparenta ser un escenario alentador para un liderazgo moderado.

Sin dudas, la conducción de la oposición se encuentra en disputa y no está nada dicho, pero parece que Horacio Rodríguez Larreta tendrá esperar el momento e ir construyendo su oportunidad.

Dejá tu comentario