DOLAR
OFICIAL $72.39
COMPRA
$77.39
VENTA
BLUE $127.00
COMPRA
$132.00
VENTA

Pocas horas de sueño y un pedido para la quinta de Olivos: cómo fue la última noche de Alberto Fernández antes de ser presidente

Descansó en el departamento de Puerto Madero, donde vivió hasta hoy. La mudanza a la quinta de Olivos se hará mientras se hacen todas las ceremonias de asunción del nuevo gobierno.

Finalmente llegó el día. Alberto Fernández jurará este mañana como nuevo presidente de la Argentina luego de ser elegido por el 48% de los votantes del país en las últimas elecciones.

En su última noche antes de asumir el cargo de Presidente, Alberto Fernández no durmió mucho. La realidad es que hace varias semanas que Alberto Fernández no puede dormir. Como mucho cuatro, cinco horas seguidas. Escribió el discurso que dará hoy en la Asamblea Legislativa luego de que Mauricio Macri le coloque la banda presidencial. Quiso hacerlo él, casi en soledad, aunque tenía varias carpetas con datos que él había pedido.

Descansó en el departamento de Puerto Madero, donde vivió hasta hoy. La mudanza a la quinta de Olivos se hará mientras se hacen todas las ceremonias de asunción del nuevo gobierno. En la residencia presidencial se instalará con su pareja Fabiola Yañez, con quien anoche también compartió las horas de la vigilia. También irán a la quinta su ya famoso perro Dylan y su hijo, el cachorro Prócer. Se va a llevar libros, algunos adornos, la guitarra, la ropa y sólo pidió que cambien el colchón de la cama matrimonial del chalet principal. Hoy Alberto Fernández dormirá en Olivos siendo ya presidente, en la casa donde comió y compartió la intimidad del poder con Néstor y Cristina Kirchner.

Quienes mejor lo conocen, lo vieron en las últimas horas más “ansioso” que cansado. “Alberto está ansioso por el 11 más que por mañana. Quiere empezar a gobernar”, dijo anoche a Infobae uno de los hombres que comparte horas y horas con el presidente electo.

Alberto Fernández ayer pasó gran parte del día en sus oficinas de Puerto Madero y se quedó allí hasta casi las 21 horas. Algunos de los ya designados ministros, a los que hoy a la tarde les tomará juramento, le acercaron toda la información que pidió para incorporar al discurso y que coordinó Santiago Cafiero, que hoy asumirá la jefatura de Gabinete, y quien es hoy la mano derecha del presidente electo.

Además, conversó y corrigió algunos aspectos del discurso con algunas personas que respeta y en las cuáles confía. Será su primer discurso hoy como presidente ante el Congreso y que marcará el inicio de su gobierno. Cuando su chofer y amigo Daniel Rodriguez lo dejó anoche en el departamento de Puerto Madero volvió a su computadora a revisar lo que había escrito.

Casi no se ocupó del traje y la corbata que se va a poner hoy. En eso es algo parecido a Kirchner: no le da mucha atención a la vestimenta y tampoco a los protocolos. Por eso, mandó a sacar las rejas de la Plaza de Mayo, en acuerdo con el jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, para tener contacto directo con la gente. Kirchner inauguró su presidencia en 2003 rompiendo todos los protocolos al salir del cordón de seguridad antes de entrar a la Casa Rosada y en los apretujones se lastimó la frente con una cámara de un fotógrafo que retrataba la escena.

La decisión de Alberto Fernández es llegar al Congreso en el mismo auto que usa siempre y que lo maneje, como siempre, Daniel Rodríguez. Rechazó usar el Cadillac que usó Juan Domingo Perón. Ya empezaron a preocuparse los encargados de la seguridad presidencial. Con la banda presidencial puesta, volverá a la Casa Rosada en el mismo auto.

La vicepresidenta electa, Cristina Kirchner, lo esperará en el Senado, y una vez que termine la ceremonia, Alberto Fernández se irá a estrenar su despacho en compañía de su pareja Fabiola Yañez.

Anoche volvió a repasar el discurso que tendrá como ejes su objetivo para combatir el hambre en la Argentina, dar señales concretas a los jubilados y a los trabajadores que cobran menores ingresos, cómo será su plan para pagar la deuda externa, reactivar el mercado interno, y ser el presidente que cierre la grieta en la Argentina.

A las 9 comenzará a prepararse. No va a recibir colaboradores, salvo quien fue su vocero en la campaña y a partir de hoy tendrá a su cargo toda la comunicación presidencial, Juan Pablo Biondi. Y cerca de las 10.45 iniciará el camino hacia el Congreso y hacia el primer día de su mandato como presidente de la Argentina.

Dejá tu comentario