DOLAR
OFICIAL $164.44
COMPRA
$172.44
VENTA
BLUE $316.00
COMPRA
$320.00
VENTA

Murió Virginia Ferreyra, la profesora de danzas baleada en Rosario 

La joven había sido baleada a fines de julio mientras esperaba el colectivo junto a su mamá, quien murió en el acto. 


Virginia Ferreyra, la profesora de danzas árabes de 32 años baleada por narcos junto a su mamá, murió este sábado cerca de las 4 de la madrugada en el hospital donde se encontraba internada. El ataque sucedió a fines de julio mientras esperaban el colectivo en un barrio de la ciudad de Rosario.

El director del Heca, Dr. Jorge Bitar, habló con AIRE sobre lo sucedido desde el ingreso al efector de salud. “Virginia ingresó con heridas, siete orificios de bala y múltiples lesiones en distintos órganos. Inmediatamente se le realizaron cirugías de control de daño en el quirófano”, explicó. Bitar contó que algunas lesiones se pudieron resolver, pero indicó que recibió múltiples transfusiones de sangre. “Pasó a terapia intensiva, con algunos momentos de mejoría. Se pudo comunicar con los familiares. Logramos separarla del respirador y estábamos en plan de que empiece a comer. Pero en diversos momentos presentó complicaciones y en las últimas semanas empezó con fiebre. Este sábado a la madrugada presentó un shock hemodinámico, no pudieron reanimarla y falleció”, concluyó.

La joven fue atacada a balazos el pasado 23 de julio en la esquina Isola y Maestros Santafesinos, y recibió varios disparos en tórax, abdomen, ingle y una de las piernas, por lo que fue trasladada en grave estado al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca). Su mamá, Claudia Debbio, de 58 años, también recibió varios balazos y falleció en el lugar. Luego de ser baleadas ambas mujeres, un conocido de la familia fue hasta el departamento de Carlos Ferreyra y al ver eso el hombre también comenzó a gritar. "La mujer estaba muy lastimada, con los brazos sobre el cuerpo y se notaba que ya estaba muerta", contó un joven que estaba en la plaza.

El lugar del ataque a la bailarina y a su mamá.Carlos, al saber que su mujer había muerto, levantó como pudo a Virginia y con la ayuda de otros vecinos la trasladó al hospital Roque Sáenz Peña, de donde fue derivada al Heca. La joven fue ingresada a la guardia, donde los médicos observaron que presentaba siete orificios de bala. La versión de un enfrentamiento entre los ocupantes del vehículo y alguien que vive en una de las torres es la hipótesis que se maneja, ya que los efectivos de criminalística hallaron plomos en distintos departamentos de ese monoblock. Virginia es reconocida internacionalmente como bailarina, trabajó en cruceros del río Nilo y en hoteles árabes. Además, era la directora del ballet de la Sociedad Libanesa de Rosario.

Dejá tu comentario