DOLAR
OFICIAL $72.39
COMPRA
$77.39
VENTA
BLUE $127.00
COMPRA
$132.00
VENTA

Maestro de Qigong "materializa serpientes de la nada"

Dice tener poderes sobrenaturales y mantiene una estrecha relación con celebridades y funcionarios del gobierno chino.

Wang Lin, de 61 años, se autoproclama maestro de Qigong, artes marciales y filosofía Taoísta. Su misteriosa y controvertida espiritualidad, de alguna manera ha contribuido para que sea el hombre más rico de la ciudad de Pingxiang, provincia oriental china de Jiangxi. Su gran mansión y una flota de autos de alta gama son algunos de los grandes lujos que ostenta el gran maestro.

La popularidad local alcanzada por Wang Lin, está íntimamente relacionada con sus actividades curanderiles y su afición por ciertas demostraciones que -a simple vista- no son más que trucos. Afirma que ha curado el cáncer gracias a sus técnicas de Qigong y eso lo ha llevado -si bien no posee título médico- a tratar a 50.000 pacientes con fines curativos. También sostiene que puede crear serpientes de la nada por el sólo hecho de proponérselo, matarlas y resucitarlas, y quemar billetes que luego aparecen restaurados dentro de una naranja.

Sus poderes sobrenaturales los habría adquirido a los siete años bajo la tutela de un sacerdote taoísta de Emei. Entre sus huéspedes habituales y numerosa clientela se encuentran figuras del espectáculo, empresarios y funcionarios del gobierno que, sin duda y tal vez sin proponérselo, colaboran a la promoción de este charlatán.  


Wang también es autor de "Chinese", un voluminoso libro publicado en Hong Kong y plagado de fotografías que dejan constancia de sus encuentros con los famosos y que, incluso, llegó a vender un ejemplar por Internet a 26.000 dólares. En sus páginas da rienda suelta a sus fantasías con invenciones que pensó nadie chequearía. Así es como, con total impunidad, relató que curó a un maestro con cáncer de hígado en el Templo Qianyan en Shenyang, provincia de Liaoning, y a un empleado de correo de nombre Chen Zhaocai en la ciudad Nanzuo, condado de Xingguo, provincia de Jiangxi. Pero, de acuerdo a la investigación periodística local, ambos lugares eran inexistentes y de los supuestos pacientes ni noticias.

 


Estos "descuidos" no fueron obstáculo para que la carrera de Wang Lin continuara en ascenso. Pero, desde mediados del año pasado, su credibilidad comenzó a desmoronarse y no hubo "chi" que pudiese evitarlo.

Milagros con serpientes

Cuando accedí al primer video de Wang Lin donde se lo ve realizar la aparición de un par de serpientes debajo de una palangana metálica, pensé que era una humorada y formaba parte de los tantos videos caseros que suele subir la gente a la red. Pero no, todo indicaba que este maestro de Qigong pretendía que creamos que "It's not magic" (esto no es magia) y que el papel quemado que depositaba debajo del recipiente antes de la aparición de las culebras, no era más que "la encarnación de Buda" y también una representación de su alma.  


Nunca pensé que esta vulgaridad podría impresionar a alguien y menos aún que un tipo hiciese tanto dinero pretendiendo que esto era obra de sus poderes sobrenaturales. Pero claro, era parte del 'gran paquete' que luego vendía con su actividad de curandero.

Si bien las imágenes están editadas y hay un corte entre el momento en que Wang Lin está de pie con un papel en la mano hasta que aparece inclinado con la palangana sostenida por su mano izquierda, es evidente que el milagrero tenía ocultos y presionados a los reptiles con su mano por debajo del recipiente.

La mano izquierda de Lin no abandona la palangana hasta el final y la mantiene a ras del piso porque de lo contrario se le caerían las culebras y quedarían expuestas antes de tiempo.



Muerte y resurrección

En otro video tuve la oportunidad de ver cómo Lin presume de sus poderes aparentando la decapitación de una serpiente que luego, ¡mágicamente resucita!


La aparente resurrección de animales en el mundo del Ilusionismo tiene siglos y muchos profesionales aún mantienen la tradición realizando estos trucos con fines de entretenimiento. Por tomar tan sólo un caso, veamos en el próximo video la presentación del maravilloso dúo Penn & Teller que no tiene desperdicio. Aunque sí, algo de desperdicio hay pero vale la pena para que quede claro que lo de Lin está muy lejos de ser un milagro.


En cuanto al otro prodigio de Lin de quemar un billete y hacerlo aparecer restaurado dentro de una naranja, también es un viejo truco y muy bien explotado por casi todos los magos en sus rutinas de salón. También se realiza con otros frutos (limones, bananas, kiwi, etc.) y diversos elementos (naipes, anillos, etc.).

"El ascenso y caída de un místico chino encantador de serpientes"

Así titulaba su nota Ananth Krishnan, corresponsal de The Hindu en China, revelando parte del gran fraude que comenzaron a exponer varios medios periodísticos sobre Wang Lin. El tema había explotado precisamente por una nota publicada anteriormente por Zhang Han, periodista de The Beijing News, donde ponía al descubierto el secreto del éxito del charlatán, lo que le valió la siguiente amenaza telefónica por parte de éste: "Te aseguro que morirás miserablemente y  seguirá tu familia".   

La periodista hizo pública la amenaza y a Wang Lin se le vino la noche. Comenzaron a llover críticas y testimonios de pacientes estafados en su buena fe, y ahora Lin enfrenta una investigación por bigamia, fraude, juego, soborno, evasión fiscal, posesión de armas y ejercicio ilegal de la medicina. Tal vez lo salve un "milagro" o sea condenado y vuelva a la cárcel como cuando tenía 27 años que estuvo preso por fraude durante varios años.

En cuanto a la desilusión con los milagrillos con reptiles, habrá que conformarse con las mágicas apariciones bíblicas de Moisés y Aarón o las actuales de Barry y Stuart.